Mensaje del Director

” Hoy es el día “

Decisión El ser humano es una caja de sorpresas y hasta en cierta forma un ser incomprensible que actúa carente de lógica y sentido común.  Habla cuando debería callar y abre su boca a destiempo cuando le resultaría mejor guardar silencio. Llora cuando está feliz y ríe cuando está nervioso y preocupado. Corre cuando lo mejor sería ir despacio y se precipita cuando debería conservar la calma. Finalmente siempre deja algo para mañana cuando todo indica que el momento de hacerlo es hoy.

Para este mismo ser humano hay días que son especiales y se recuerdan con emoción. El día en que conoció a su esposo o esposa,  el de su boda, el nacimiento del primer hijo, el primer día de trabajo, cuando recibió un aumento de sueldo, fue ascendido o por fin se jubiló, se recuperó de una enfermedad grave o evitó un accidente. Son momentos extraordinarios y se recuerdan.

Pero también hay días que nadie desea recordar aunque son imborrables. Cuando perdió su trabajo, fue injustamente postergado, le respondieron que ¡No!, fué traicionado, la lamentable noticia de la pérdida de un ser querido, lo han menospreciado  o lo han hecho a un lado con indiferencia.

No Somos tan diferentes uno y otro

Todos sin excepción pasamos por idénticas circunstancias en nuestra vida, lo cual podría darnos a entender que en realidad, no somos tan diferentes uno del otro a pesar de cultura, coeficiente intelectual, status social o color de piel, todos nos alegramos, sufrimos y lloramos.

Quienes ya contamos con algunos años recordamos aquel film “Lo que el viento se llevó” allí la protagonista principal de la historia Scarlett (Escarlata) O!hara siempre posponía las decisiones más importantes de su vida para el día siguiente. Así fue perdiendo poco a poco lo mejor que la vida tenía para ella. Nunca resulta una sabia decisión posponer para después algo que se necesita hacer sin demora hoy.

Es muy conocida la frase “pudo haber sido” como las palabras más tristes que se conocen, pero me gustaría cambiarlas por “debí haberlo hecho”. La anterior pareciere que depende de circunstancias en las cuales no es toda nuestra la responsabilidad, pero ésta última no deja lugar a dudas de que es algo que dependió exclusivamente de nuestras acciones y lleva consigo la convicción absoluta de que ya  no es posible cambiarlo.

Hay un día que ninguno de nosotros conoce aún y no podremos evitar pasar por él. No nos gusta hablar de la muerte, es algo que asusta y abruma, así que es mejor no hablar sobre ella pero está ahí, es real y a todos nos tocará conocerla algún día, veces hay en que he notado como un respiro de alivio cuando se conoce que alguien ya partió, pero uno sigue de pie todavía.

Reflexiones acerca de una historia

Una historia de tantas que se cuentan, nos habla de un siervo de cierto señor cuando compraba víveres para su amo en un mercado y se encontró cara a cara con la muerte. Despavorido corrió a la hacienda de su amo y le dijo, necesito el caballo más veloz y resistente para llegar al Cairo, porque he visto la muerte y quiero huir de ella lo más lejos posible. Su amo accedió y le proporcionó lo que le solicitaba y huyó. Al otro día este amo visitaba la ciudad y de pronto se encontró con la muerte, entonces le preguntó ¿Por qué asustaste a mi siervo al punto que ayer huyó de tu presencia? A lo que ella respondió, en realidad me sorprendió mucho verlo por aquí, porque tengo un encuentro programado con él mañana en el Cairo. No importa donde uno vaya ese día lo alcanzará.

¡Aunque Ud no lo crea!

Para ese entonces ya tendremos que haber tomado la decisión más trascendental de toda nuestra existencia, donde queremos pasar la eternidad, porque el sepulcro no es el final, sino el principio de las cosas que Jesús habló y están escritas. Leamos en Hebreos Cap. 4-verso 27 “Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y  después de esto el juicio.” Es decir que luego de la muerte comienza un hecho fundamental para cada individuo, nada menos que ser juzgado por Dios.

¿Hay manera de escapar de este juicio de condenación? Gracias a Dios que la hay, la única que nos da esperanza es: JESUCRISTO, no existe otra, comienza por aceptarlo y creer en él, para que lo tome de la mano y lo quite del camino de condenación y lo coloque en el camino de la salvación. Por su bienestar y el de su familia,  más allá de esta vida,  espero que por lo menos se tome el tiempo necesario para pensarlo. Después…

Por favor haga click en la pestaña Decisión.