Sintonízate en la frecuencia correcta. No estás en onda.

 Sintonízate en la frecuencia correcta.

Mensaje del Director:

Sintonízate en la frecuencia correcta. No estás en onda. Aunque en varias cosas el mundo ha involucionado, en otras la evolución es evidente. Desde luego que la realidad que se vive es dispar en muchos lugares. Lo que es frecuente en el primer mundo, no lo es en los países en vías de desarrollo. Mucho menos en el tercer mundo donde lo normal son las dificultades. Aun se usa tecnología de segunda, servicios de mala calidad, carencias de alimentación higiene vivienda e instrucción. La brecha, palabra muy en boga, es cada vez mayor entre ricos y pobres. Las posibilidades que tiene un niño de 10 años en Estados Unidos, Europa o Asia, no las tiene un niño en Latinoamérica. Pensar que poseer un teléfono inteligente, una consola de juegos y un Smart TV es estar al día, es ilusorio.

Sintonízate con tu realidad.

Mi sobrina es gerente de ventas de una Empresa de Publicidad para medios de TV. Antes de esta Pandemia, viajaba a distintos países del mundo por causa de su trabajo. Cannes, Mónaco, Londres, New York, Lisboa, Helsinki, Viena, México, San Pablo, Buenos Aires son algunos lugares donde viajaba por año. Uno de ellos llamó poderosamente mi atención y fue Finlandia. Lo que ella me comentó abrió literalmente mi mente. Ese país en dimensiones y población es muy similar a Uruguay. Pero eso es lo único parecido, en lo demás Finlandia es un país desarrollado. Los jóvenes antes de elegir una carrera se enfocan en una necesidad que necesitan solucionar en su país. Luego se preparan en esa actividad, cuando egresan tienen ya su lugar en la comunidad para desempeñarla con éxito.

Sintonízate en el cambio de mentalidad.

Los jóvenes de estas latitudes en su mayoría, están imbuidos del pensamiento de que todo es imposible. El país no da oportunidades, el gobierno no ayuda, no hay trabajo ¿para qué estudiar y prepararse si después no encuentro colocación? Con ese pensamiento fijo en la mente, seguro que todo es imposible. No pienses que estoy usando de voluntarismo o vendiendo ilusiones y palabras como la teología de la prosperidad. Creo y está en la tapa del libro que todo ser humano debe luchar por su prosperidad. Pero para eso primero, hay que cambiar la forma de pensar, luego prepararse y después arremangarse y luchar. Nada en la vida es fácil, pero con fe y perseverancia se logra el triunfo. Sintonízate con esa idea en la mente. Tu futuro depende de ti, no del país el gobierno, el entorno o los demás.

Sintonízate en la Fe en Dios.

Después de la creación, nada nace espontáneamente. Cada granito hace a la montaña. Toda obra culminada, tuvo su momento de creación en un pensamiento en la mente. Desde allí comenzó a germinar hasta convertirse en idea y luego planes, que mediante la acción sostenida fue haciéndose realidad. No es simplemente un deseo lleno de buena voluntad y transpiración lo que lleva desde el comienzo a la finalización. El nervio motor que da constancia al esfuerzo pese a todas las dificultades, es la Fe. Sin ella nada es posible. ¿La tienes? Pues demuestra tu fe, en las cosas que haces. No es repitiendo palabras, entre amigos, familiares o iglesia que muestras tu fe, sino por las obras que realizas. Comienza a creer, no en que puedes, sino que vas a lograrlo y muévete y avanza sin temores.

Sintonízate en la frecuencia de Dios.

La palabra del Señor dice que todo ser humano tiene una medida de fe. Después de más de 30 años siguiendo al Señor, puedo decir que es más que suficiente para toda la vida. (Romanos 12-3) Si crees en Dios no te victimizes  y dudes, tienes las promesas y la fuerza del todopoderoso a mano ¿De qué tienes miedo? Usa la fe y haz lo que te corresponde. Que hablan mal de ti, se burlan, te desprecian y no hacen lo correcto. Allá ellos no es tu problema, vive como hija o hijo de Dios. A vosotros que se mofan de las cosas sagradas, vituperan el nombre del todopoderoso les digo. Piensen y reflexionen, cada día es una oportunidad para arrepentirse y humillarse delante del Señor. Mañana quizás algunos ojos ya no se abran. ¿Acaso no ven las cosas que están ocurriendo hoy y que fueron anuniadas hace 2000 años? Podría contarte acerca de varios “Poderosos” de este mundo verlos llorar como una magdalena en su lecho de muerte. Solo los hijos de Dios y los arrepentidos sinceramente, son los que pueden vivir en paz hoy mañana y siempre.

error: Content is protected !!