Nostalgia, una noche llena de recuerdos, al son de la música

Mensaje del Director:

Nostalgia, una noche de recuerdos, al son de la música. Verónica continúa siendo una mujer romántica más allá de cinco décadas. Es una excelente esposa, madre y ama de casa. Pero cuando comienza a caer la tarde y el sol a ocultarse en el horizonte, no puede evitar sentirse melancólica. Son momentos, que ella reconoce no le agradan, pues la tornan vulnerable y aunque pasajeros, no logra disiparlos. Verónica es una de las muchas personas, donde pesan más, los recuerdos del pasado que la esperanza en el futuro.

Bueno es no olvidar el pasado, pero no quedarse a vivir en el.

No pueden quitar de su mente, hechos y situaciones que provocan alegrías o éxtasis como profunda depresión. Si bien, todos tenemos un pasado, recordarlo día a día, puede estancarnos y detener el progreso de nuestra vida. En nuestro país, Uruguay, cada 24 de Agosto, una gran cantidad de personas se sienten invadidas de nostalgia. Momentos especiales que un tema musical o alguna canción, permiten aflorar nuevamente del baúl de los recuerdos. Al ritmo de la danza y el reencuentro para cenar con amigos, se recrean momentos inolvidables.

La Noche de la Nostalgia. Una noche para vivir y recordar

El tiempo parece detenerse durante una noche. La noche de la Nostalgia, cumple ya 39 años desde el día de su primera celebración, en 1978. Y permanecerá inamovible mientras cada ser humano, conserve un recuerdo en el corazón. Algo hermoso que ocurrió y que hay motivos para festejar. No tengo ninguna objeción a lo que la gente, tiene derecho a festejar. No podría ser de otro modo. Solo me limito a decir que se trata solamente de una sola noche de nostalgia, nada más. No hay motivos para prolongarla demasiado.

Vive el presente y tendrás un estupendo futuro.

Que la nostalgia no nos haga olvidar que el tiempo no se detiene. Para recordar buenos momentos, debemos crearlos primero. Ello se logra afirmándose en el presente y proyectándose al futuro. Deseo sinceramente que todos disfruten plenamente de su noche de nostalgia. Después de todo yo también tengo algo para recordar. Y fue la noche en que acepté a Jesucristo como mi único salvador. Un momento maravilloso que no me permito olvidar. Y que no llena mis noches solamente, sino todos mis días-.