¿Qué quieres que haga? Dime y lo verás.

¿Qué quieres que haga? Dímelo y verás.

Mensaje del Director:

¿Qué quieres que haga? Dime y lo verás. Los signos gramaticales al comienzo y final de esta frase, encierran una promesa acerca de hacer algo por alguien. La gran mayoría de los seres humanos fácilmente se comprometen a realizar cosas de todo tipo y luego lo «olvidan» No aconteció lo mismo con dos personas muy diferentes. Podemos encontrar en ambas a diferente escala la misma intención y determinación de cumplir a las demandas que fueron formuladas. Mas adelante te diré a quienes me refiero. Pero antes deseo mencionar que la misma frase sin los agregados gramaticales puede transformarse en una simple excusa. Varias son las ocasiones donde se realizan acciones que no son del agrado de otras personas. En ese caso la salida más a mano es una frase casi idéntica a la anterior, cómo justificación al acto realizado. Se ha perdido en tiempos presentes  la autenticidad, la franqueza y la honestidad para con el semejante. Cuesta demasiado admitir errores, al punto de ocultar la verdad pensando en salir del paso. Aspiramos que se comporten bien con nosotros pero ¿actuamos de la misma forma con los demás?

¿Qué quieres que haga? Culto a la amistad.

Las redes llamadas sociales han transformado este noble vínculo interpersonal en algo nominal y de escaso valor. Personas que se ufanan de tener miles y hasta millones de seguidores que Facebook les otorga el nombre de «amigos» En realidad no lo son, lo único que los une es el intercambio de información personal fotos y pensamientos. Vaya uno a saber cuanto de verdad hay en ellos o cuánto es inventado para agradar o forjar una relación. ¿Es el rostro que se ve en la portada real, los datos e intenciones las mejores? Lo dudo, la realidad ha demostrado en las nefastas consecuencias que han cosechado infinidad de adolescentes y jóvenes. No es conveniente confiar en alguien del cual no se conoce cabalmente cómo piensa y actúa. Perder el tiempo en ese tipo de actividades termina dejando a las personas más vacías que antes. Negándose la oportunidad de buscar y encontrar amistades genuinas que alegren la existencia. En un viejo tema Roberto Carlos deseaba «tener un millón de amigos» ¿Para que, podría atenderlos a todos y todavía cantar? Vana utopía; quien busca lo bueno acaba encontrando lo mejor.

¿Qué quieres que haga? Un hombre ciego.

Muchas personas deambulan por la existencia sin saber lo mejor que desean para sus vidas. Es que no lo tienen definido, navegan entre varios pensamientos. Hoy una cosa mañana otra, por lo tanto cuanta oportunidad se les presenta la pierden. Se requiere tener las cosas claramente asumidas, porque si la ocasión favorable se presenta hay que aprovecharla al máximo. Un día un ciego mendigaba sentado junto al camino cuando se percató del sonido de una multitud. Preguntó a que se debía aquello y la respuesta fue «Jesús Nazareno» pasa por aquí. Al instante se paró y comenzó a gritar «Jesús ten misericordia de mi» Entonces Jesús mandó traerlo a su presencia y entonces le preguntó ¿Qué quieres que te haga? El ciego respondió, Señor que reciba la vista, Jesús dijo: Recíbela. Muchos niegan y rechazan a Jesús, están espiritualmente ciegos como el hombre de Jericó. por lo tanto no lo buscan. Entonces nada pueden pedirle y menos recibir si no tienen fe en Él. Cuánto amor misericordia y poder pasan al lado de multitudes todos los días y estos no lo perciben. Puedes continuar tu camino o acercarte a Él, ¿Necesitas algo?

¿Qué quieres que haga? Responde al llamamiento.

Todos y cada uno fuimos dotados de lo necesario para hacer las cosas bien dentro de lo humanamente posible. Ahora  porqué fallamos tantas veces resulta incomprensible. Lo cierto es que todos hemos sido de diferente forma y tiempo llamados a tomar una decisión. Sin excepción; todos hemos oído hablar y mencionar el nombre de Jesucristo en varias oportunidades en nuestra vida. ¿Qué lo que hemos hecho después de escuchar ese nombre? El ciego corrió por su vista, Saulo preguntó ¿Qué quieres que haga Señor? Pero tú  ¿Qué decisión tomaste o para ti es algo sin importancia? El mundo se llena de Filosofías, Creencias Esotéricas, Religiones, Humanismo y Ocultismo. Pero ninguna de ellas tiene respuestas ni esperanza para después de morir. Solo Jesús puede prometer «Todo el que cree en mi aunque muerto vivirá. Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente» No es una cuestión de opiniones sino de aceptación y cambios. Crees y vives conforme a ello o no tienes ninguna oportunidad de recibir la promesa. Acepta hoy a Jesús como tu salvador y vive con esperanza cada día. 

 

 

error: Content is protected !!