Certeza. Lo que ocurrirá segundos después de morir.

Certeza. Lo que ocurrirá segundos después de morir. 

Mensaje del Director:

Certeza. Lo que ocurrirá segundos después de morir. Quien ha caminado por los corredores de algún hospital para orar por un enfermo terminal, sabe lo que se siente. Cada paso que damos duele y pesa una tonelada. Encontrarnos con las preguntas y rostros apesadumbrados de familiares y amigos no resulta sencillo. Hay impotencia, esperamos un milagro por qué negarlo, pero a veces no ocurre. Nos enfrentamos a algo que no podemos resolver y en esos instantes fugazmente pensamos cuando llegará nuestro momento. El ser humano es el único en la creación que sabe que va a morir, pero prefiere ignorarlo. A nadie le gusta pensar o hablar sobre esto, pero sucederá. Y hoy vamos a hablar sobre esto, porque mantiene al ser humano esclavo del miedo y conocer la verdad puede liberarnos.

Certeza. ¿Sabemos acerca de lo que vendrá?

Ciertamente no sabemos acerca de cosas que van a ocurrir hasta que efectivamente ocurren. Caminamos en la vida hacia un futuro mayormente incierto. Basta transitar tranquilamente por la avenida, hasta que una baldosa floja, nos hace tropezar y caer. Estuvo en ese lugar hace mucho tiempo, simplemente no lo sabíamos y nos hizo caer de bruces. La mayoría de las cosas en nuestra existencia acontecen así no las esperamos, pero suceden. Hay otras que si podemos conocer y controlar hasta cierto punto. Depende de nuestra habilidad obtener un resultado favorable. Muchas que están en el horizonte, sabemos que llegarán, pero decidimos mirar hacia otro lado. El ser humano es incongruente en muchas actitudes. Vive con miedo por cosas que no sabe si ocurrirán. Por otro lado, siente terror por cosas que si sabe que vendrán.

Certeza o convicción en una palabra de solo 2 letras.

El escritor a los Hebreos, nos habla acerca de la Fe, como algo que otorga plena seguridad. No es un salto al vacío o algo que tal vez ocurra y de resultado. No es azar, coincidencia o pálpito sino segura convicción. Tampoco es algo positivo, bueno, un pensamiento optimista ni autoconfianza o deseo. Es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que aun, no hemos visto. Pero tan real como la luz del día. Porque es una de las palabras que sale de la Biblia y que tiene absoluta seguridad de cumplimiento. Puesto que está basada en las firmes e inquebrantables promesas de Dios que no miente. Y cuyas sus palabras son fieles y sólidas como la roca. Verdaderas como plenitud de esperanza, para todo el que cree.

Convicción de que el día llegará.

El ser humano vive aterrorizado solo de hablar y ver la muerte. No es un tema preferido de conversación. Pero un día mi amigo y mi amiga ustedes como yo vamos a morir. La única excepción a esta regla es si Jesucristo vuelve mientras aun aún estamos con vida. De lo contrario, el sepulcro será nuestra morada solamente de nuestro cuerpo por un poco de tiempo. Las palabras en Hebreos Cap. 2-14 y 15 traen a nuestro corazón, luz, esperanza y paz. Jesús vino a destruir por medio de la muerte a quien, tenía el imperio de la muerte. Esto es al Diablo. Y así librar a todos, quienes por miedo a la muerte estaban sujetos a servidumbre. Él vino para hacernos libres. La tumba no es el final sino el comienzo. Lee en 1° Tesalonicences Cap. 4-16. A la final trompeta el mismo Jesús, descenderá del cielo y los muertos en Cristo resucitarán primero.  Aliéntate y alienta a los demás. Ese gran día llegará. ¡ALELUYA!

Gentileza de Salvación.com