Dependencia. ¿Humanismo o una relación con el Señor?

Dependencia

Mensaje del Director:

Dependencia. ¿Humanismo o una relación con el Señor? Los últimos tiempos serían difíciles exlamaba el Apostol, por eso comprendemos que son los que ahora vivimos. Nunca como antes se conjuga la incertidumbre, el temor  y la inseguridad. No se necesita ser muy inteligente para notar el carácter de los hombres y mujeres de este tiempo. Sean estos adolescentes, jóvenes adultos o ancianos, casi todos lucen las mismas caracteristicas del orgullo y la vanidad. Violentos, blasfemos, desobedientes y sin afecto natural entre otros, conforman el modo de vivir de las generaciones actuales. Desde la caída del Eden hasta hoy, el ser humano se centró en si mismo como el eje de la creación. Allí se rompió la relación entre el hombre y Dios y se fundaron los valores y deseos del individuo antes que los del Creador. Muchos permanecen adcriptos al humanismo aun hoy, pero muchos también han vuelto a sus raíces. ¡Enhorabuena, han abierto sus ojos!

Dependencia básica.

Todo ser humano es esencialmente dependiente de muchas cosas que escapan a su voluntad y decisión. En primer lugar la más importante; no puede nacer por sí mismo. Necesita del encuentro de 2 elementos, el femenino (ovulo) y masculino (espermatozoide) para que ello sea posible. Esto lo saben hasta los niños más pequeños, la historia de la cigueña cayó en el olvido. Después de su nacimiento, al principio inconsciente luego voluntariamente comienza su lucha por adaptarse y desarrollarse en el mundo. Esta es una de las etapas más importante del crecimiento de toda criatura humana como individuo. Pero hay otra que la antecede y es la calidad de los progenitores. Pocos hombres y mujeres viven una vida saludable en lo físico y emocional ni se preparan antes para engendrar una criatura. La mayoría lo hace al azar de ahí vienen todos los resultados que vemos en la existencia después. Hay una notoria responsabilidad (herencia genética) que no se debe ignorar.

Dependencia. Una cuestión de elección.

Dejando de lado lo que no se puede controlar, hay cosas que toda persona en uso de razón debe escoger. Como principio fundamental no toda dependencia es nociva. Cada uno debe decidir de que depende para vivir una vida productiva y feliz en todas las áreas de su vida. Todos o la mayoría nacemos con cierta clase de inteligencia capacidad o talento natural. No todo pasa por tener o encontrar una motivación, hay cosas que es necesario hacer si o si. La práctica  y perfeccionamiento de nuestros talentos es algo que nos compete a cada uno, nadie lo hará por nosotros. La adquisición de conocimientos y obtener ingresos que sustenten honestamente nuestra vida también. Apuntar a la excelencia antes que el conformismo. Podemos depender de todas esas cosas y muchas más y crear una existencia disfrutable. Como también elegir el peor camino, el de la dependencia en lo que destruye tanto el cuerpo como el alma.

Dependencia culpando al entorno.

Varios errores en que ha caído la humanidad, ha sido no poner atención al origen o la fuente del conocimiento. Por ello se ha dejado influenciar por conceptos y fundamentos que no son verídicos ni bien intencionados. Se piensa y hasta se cree, que el lugar donde nace y se forma una persona forja su posterior carácter. No es así. Una cosa es nacer pobre otra muy diferente es no hacer nada para salir de la pobreza. Abraham Lincoln fue en su juventud un simple leñador en el duro territorio de Kentucky. A pesar de ello, sin concurrir a una Universidad formal y siendo autodidacta llegó a recibirse de abogado. Derrotado muchas veces en el ámbito político sus ideas voluntad y constancia lo llevaron a ser Presidente de los Estados Unidos. Su esposa Mary Todd fue una espina clavada en su costado toda su vida. Pese a ello siguió  adelante hasta ser considerado uno de los más grandes hombres que dió la humanidad. El entorno y alguien más quiere dominar tu vida ¿vas a permitirlo?

Dependencia de la fuente original.

En la mañana y la tarde del sexto día del comienzo, Dios creó al hombre y la mujer. Vió que era bueno en gran manera y se alegró su corazón. Tanto que puso gran parte de lo creado bajo el dominio del hombre, luego descansó para gozarse en lo hecho. Toda la belleza paz y alegría de esos momentos duró poco, la mujer primero y el hombre después lo malograron. Bastó que no guardaran su lugar y traspasaran los límites del Dios. Hasta aquí pueden hacer les dijo el Creador, pero hay cosas que no les permitiré hacer. Privó en la primer pareja, su voluntad antes que la obediencia a quien les había dado la vida. ¿Culpa de la serpiente? No simplemente les tiró el anzuelo pero ellos lo mordieron aunque pudieron rechazarlo. Hay muchos incluso dentro de las iglesias que conociendo la palabra, no están hacienbdo las cosas bien y lo saben. Las muelas de Dios, muelen muy lentamente pero hacen muy bien su trabajo, procura no ser atrapado por ellas. Jesucristo dijo «Ciertamente vengo en breve» Lo espero ¿Qué contigo?.

 

 

 

error: Content is protected !!