Sabiduría. Sin ella, ocurren la mayores equivocaciones en la vida.

Sabiduría. Sin ella, ocurren las mayores equivocaciones en la vida.

Mensaje del Director:

Sabiduría. Sin ella ocurren, las mayores equivocaciones en la vida. La gente corre con desesperación de aquí para allá buscando cómo resolver sus problemas. Es algo que jamás falta en la vida de todo ser humano. Todos sin excepción los enfrentamos cotidianamente. Algunos pueden solucionarse fácilmente, pero otros nos superan y requieren de ayuda más elevada. Otros quedan aparentemente sin solución, pues no es posible encontrar una solución que satisfaga a todos. En Oseas 4-6 el señor afirma “Mi pueblo fue destruido porque le faltó conocimiento” La razón es que sin sabiduría es humanamente imposible, conocer la índole de un problema. Y todavía más difícil encontrar una solución viable. La Sabiduría se va desarrollando desde la niñez y se continúa construyendo durante toda la vida. Aunque nunca se sabe todo aun acerca de algo.

Falta de Sabiduría.

Es tarea imprescindible de cada persona, esforzarse en adquirir sabiduría. Su crecimiento personal, como la destreza que pueda obtener hará más sencillo que pueda desempeñarse con éxito. Como mencionaba anteriormente es un aprendizaje constante durante toda la existencia. Muchos comienzan muy bien su camino, pero se detienen porque piensan que ya saben demasiado. El paso del tiempo muestra muy pronto el error de tal pensamiento. Siempre se ha sostenido a través de un viejo refrán que “El saber no ocupa lugar” Pues bien no es del todo cierto, el saber si ocupa un lugar según la ciencia. Pues se necesitan borrar antiguos recuerdos para establecer los nuevos. Además y debería ser lo más importante, tener un buen lugar en nuestras prioridades para ampliar los conocimientos.

El Bien más preciado del ser humano.

Para algunos pensadores el bien más preciado es el Tiempo. Otros opinan que es la Libertad o el Agua. No dejo de reconocer la importancia de tales bienes, pero según mi opinión hay 2 que resultan ser imprescindibles. El primero La Salud y luego la Sabiduría. Sin salud el tiempo puede acortarse, la libertad nunca disfrutarse y el agua no ser suficiente para mantenerla. Si ella falta, la vida misma deja de existir. Es una incongruencia, qué siendo el bien más preciado, se le otorgue tan poca importancia. Es cierto que muchas personas prestan más atención a su automóvil, que a su salud. No la cuidan hasta que la naturaleza, les pasa factura. El organismo humano es la máquina más perfectamente creada por el más perfecto y eximio Creador. Por respeto a Él y nuestra tranquilidad deberíamos cuidarla. Nuestro cuerpo solo necesita los nutrientes adecuados, buena hidratación y reposo y el mismo se encargará de mantenernos en buen estado. Cada célula de nuestro cuerpo en una entidad inteligente, sabe lo que tiene que hacer para mantenerse viva.

¿La Sabiduría abunda en la Iglesia?

Si existe un lugar donde se habla de Conocer Entender y después Hacer, no existe otro que la Iglesia Local. No obstante, es aquí donde encuentro las mayores irregularidades con respecto a la Apariencia y la Salud. Es que todos hemos cometido grandes errores con nuestra forma de vivir. Nos falta sabiduría acerca de cómo alimentarnos, porque nunca nos hemos ocupado en aprender. Las horas de descanso, Trabajo y Recreación deben establecerse con inteligencia. De lo contario esa será entre otras, la causa fundamental de muchas de las enfermedades que padecemos. La palabra es muy clara. Somos templo del Espíritu Santo y Dios nos hará responsables de cómo lo cuidamos. Para ello es necesario conocimiento. Saber cuál es nuestra condición real y hacer lo necesario para estar en forma. Dios es Dios de orden. Pues bien seamos entonces ordenados con nuestra salud. No corramos a pedirle que nos cure, cuando no supimos cuidar antes el valor de la salud que nos dio. Conoce al autor de toda Sabiduría y aprende a vivir saludablemente.