La Tos y el Estornudo de cada día

Mensaje del Director

Seguramente Ud como yo y los demás, habrá ya  observado por estos días, el rostro parcialmente cubierto de algunas personas, con ese elemento poco elegante, que comunmente conocemos como tapaboca.

Cuidado es peligroso

Cuidado es peligroso

Es común verlos en la vía pública, en cualquier comercio, en los sitios de trabajo, en los Centros de Enseñanza y mayormente en los lugares donde se atiende la salud, es decir donde se encuentren reunidos en un momento, un número importante de personas. Este elemento que en ocasiones pudiera parecer desagradable permite dos condiciones muy importantes a saber: impide el ingreso al organismo de quien lo porta, de virus y ciertas condiciones perjudiciales que atentan contra la salud del individuo. Pero al  mismo tiempo y esto hay que tenerlo muy en cuenta, impiden que esa misma persona pueda agredir a otra con sus enfermedades o patologías que se pueden transmitir por medio del aire que todos respiramos. Es que resulta tan necesario prevenir que nos enfermen, como que podamos hacerlo a los demás, aunque esto último parece no preocuparle demasiado al común de la gente. Sería buena práctica usarlo con frecuencia.

Todos sin excepción hemos agredido el medio ambiente con esa acción tan natural llamada toser o estornudar. y resulta también natural que la gente lo hace en cualquier lugar, sin realizar el más mínimo movimiento de impedir con sus brazos, no con sus manos, que no se expanda esa verdadera bomba de virus y bacterias contagiosas, que como lluvia caen sobre el rostro de otra persona o cualquier parte de su anatomía. Nunca sabremos lo que esta conducta ha provocado en la salud de alguna persona, que en su trabajo, en un medio de transporte o en cualquier lugar, recibió ese indeseable regalo, que trasladó después hasta a su hogar y su familia como el germen de una probable enfermedad, cuyas consecuencias podrían ser leves o hasta podrían  provocar la muerte de alguna persona que sufriera alguna dolencia en sus vías respiratorias. La ignorancia no supone quedar libre de responsabilidad.

Nunca olvide mientras viva, que lo que Ud siembra es lo que luego recogerá.  Sea tanto como si le gusta o no, lo acepte o lo rechace, siempre será una excelente práctica, ser muy cuidadoso o cuidadosa con lo que hacemos en todos los ordenes. Observar un principio de equidad, nos hace siempre ser responsables por las consecuencias de nuestros actos, lo reconozcamos o no. Nunca faltará alguien que piense que la libertad, es hacer todo cuanto a uno le plazca, sin tomar en consideración por un instante, lo que esa conducta pueda afectar a los demás. Nada tan equivocado y peligroso como esto; la libertad verdadera supone un uso responsable de la misma y esto significa siempre que hay límites que no se pueden traspasar.

La tan mentada libertad que muchos pregonan y creen vivir, resulta siempre todo lo contrario y en último término acaba en esclavitud ¿quien no ha escuchado? Soy libre de elegir lo que me gusta, por eso fumo ¿pero es justo que quien no lo hace deba inhalar el humo? Actualmente se debate la aprobación de legalizar la marihuana ¿quien defiende mi derecho a respirar aire puro? No tengo ningún problema con la bebida, solo me gusta beber ¿y porqué los demás debemos soportar las ocurrencias de un ebrio o soportar su aliento? Eso no es vivir en libertad sino ser esclavo del cigarrillo, como del alcohol, como otros del sexo o las drogas. Nada de eso hace al hombre libre, sino lo enajena y lo degrada. Ahora bien si me ha seguido hasta aquí, podría preguntarse ¿que tiene que ver el tapabocas con todo esto? muy sencillo, quien es cuidadoso y responsable en lo pequeño, también lo será en lo más grande.

“El que es fiel en lo muy poco, también en lo más es fiel; y el que en lo muy poco es injusto, también en lo más es injusto”  Lucas Cap.16-10

¡No es cuestión de tamaño sino de actitud!