Talento ¿Acaso tengo alguno? Sí, descubre cuál es.

 Talento ¿Acaso tengo alguno?

Mensaje del Director:

Talento ¿Acaso tengo alguno? Sí, descubre cuál es. Los llamados medios de comunicación, en sus distintas facetas tienen la cualidad de desenfocar las cosas de la realidad. Por ejemplo: Difusión Masiva, toma a la gente como una masa homogénea incapaz de pensar por si misma. De Información: piensan que lo que difunden necesariamente debe interesarle a todos. Medios de entretenimiento: llaman a gente que “tenga talento” dan por hecho que los demás no lo tienen. Por añadidura algunos se adjudican el título y pertenencia como gente de la Cultura. Por ende califican a quienes no se dedican a las cosas que ellos realizan, como pobres ignorantes. Opino que todos quienes así piensan actúan y difunden están muy equivocados. La cultura no es exclusividad de una clase social o grupo de personas, sino algo concerniente al individuo. Se refiere a cultivar y optimizar la instrucción, conocimientos, experiencias de vida, principios y valores. Todo ello sumado a fortalecer virtudes y corrección de defectos, que harán una persona altamente desarrollada. para vivir en sociedad. Ser culto es una decisión personal e intransferible que está al alcance de cualquiera que elija serlo. Trabaje uno carpiendo la tierra o ejecutando un instrumento.

Talento. Realmente que es o qué significa.

Antiguamente se reconocía al Talento de origen babilónico, como una moneda de intercambio que se usaba para las transacciones comerciales. De acuerdo al imperio en el cual se utilizaba, tal era el valor que cada Talento tenía. Muchas veces el nombre de algo confunde a la mayoría, porque no define cabalmente su significado real. Hoy lo trataremos como en realidad debemos hacerlo. El Talento es; la capacidad o habilidad innata para ejercer o desempeñar determinada actividad. No es un valor absoluto, debe desarrollarse con inteligencia, mucho entrenamiento y práctica continua (cultivarse). Pero todos sin excepción, venimos al mundo con uno o varios talentos o capacidades. Reflexiona acerca de ti, algo sabes hacer o en algo te desempeñas como pez en el agua. No es algo que hayas aprendido, es natural y desde luego puede ser perfeccionado hasta alcanzar la maestría. En ocasiones no se encuentra satisfacción y logros importantes porque nos ocupamos en cosas para las cuales no estamos equipados. Buscamos emular el éxito en un área determinada, pero no con el excelente resultado que obtendríamos utilizando nuestro talento.

¿Talento y sus manifestaciones?

El talento es una capacidad, que el individuo debe usar para desarrollar y sustentar su vida natural. Como manifestamos anteriormente, le es dado a todos al nacer. Existen multitud de talentos uno o varios para cada persona. Pese a que muchos puedan recibir idénticos talentos, su manifestación será diferente por cuanto cada persona no es igual a la otra. Alguno recibe del creador talento para la Música, pero uno será Director de Orquesta, el otro el Violinista y el tercero apto para el Piano. Cada capacidad es importante, podría parecer alguna más relevante o creativa pero todas son absolutamente necesarias. ¿Qué tal, Cocinar, Cantar, Dibujar, Diseñar, Cerrajería, Deportes y el número es incontable. Cómo todo en la vida, aquello que no se usa acaba por deteriorarse y desaparecer. Muchos que eran brillantes en su tiempo, perdieron su habilidad por falta de ejercicio práctica y esfuerzo. Para nada es útil tener mucha destreza en alguna actividad si no se utiliza para provecho propio y los demás. No resulta difícil encontrar personas que ostentan un título en una materia que nunca ejercen.

Un Don, la gran diferencia.

Don o Doña son vocablos que anteceden al nombre de una persona y es originario de España. No es un título nobiliario, es un tratamiento diferencial que significa respeto y/o distinción. En la antiguedad, la Aristocracia establecía esta diferencia entre la realeza y los plebeyos. Como con el Talento, el uso también puede confundir a muchos como idénticos. La similitud entre ambos es que son otorgados por Dios. Un Don es espiritual es dado a los creyentes luego que libremente confiesan aceptar a Jesucristo como su salvador. Luego del Bautismo, el Espíritu Santo concede a cada creyente uno o más Dones Espirituales. Conforme a su voluntad son dados para edificar a cada miembro en el cuerpo de Cristo, la Iglesia. No son de uso personal como alguien podría pensar. Funcionan cuando el mismo Espíritu Santo, usa a cada miembro como instrumento de su poder. No funcionan separadamente, puesto que el Don es una manifestación del Espíritu concedido a cada creyente. Esto ha sido piedra de tropiezo en muchas congregaciones. Es común adoptar como propio algo que nos ha sido concedido. tanto como negar que  funciona actualmente. Bueno sería volver a releer  Marcos 16-17.

¿Desorden en la congregación?

Cada creyente después del bautismo adquiere una nueva naturaleza la espiritual. Pero aún continúa manteniendo la vieja naturaleza carnal. Ambas conviven en cada persona y son antagónicas, luchan entre si por manifestarse. La decisión de cada persona obrará para que una dirija la conducta de cada individuo. Si predomina la espiritual habrá crecimiento y bendiciones, si la carnal se introduce el desorden. Muchos creyentes aun inmaduros creen que pueden usar su Don independientemente del Espíritu Santo. Caen así en error y descrédito y son un problema en cada congregación. Otros compiten abiertamente entre si para ver quien aparentemente es el más usado. Algo que no tiene sentido, cada cuál tiene su don y su tarea individual. Algunos solicitan específicamente los Dones de tal o cual Miembro. No toman en cuenta que atentan contra la autoridad del Espíritu Santo. Bien es buscar los Dones mejores como el Apóstol Pablo lo menciona en su carta a los Corintios. Pero otra cosa muy distinta es también querer para Mi lo que el Espíritu concede a otro. Eso constituye una injerencia a la suprema voluntad de Dios. Él hace las cosas como prefiere, cuando desee y a quien quiere. Por último, el o los Dones hermanos, son para provecho, por favor no se queden calentando las butacas. Que el Señor les de entendimiento, para que todos reciban su recompensa.