Dones para el Servicio. Habilidades para edificación de la Iglesia.

Dones para el servicio.

Mensaje del Director:

Dones para el servicio. Habilidades para el crecimiento de la Iglesia. Hemos sostenido desde aquí y en otros lugares que el ser humano, excepto algunas condiciones no es una persona indefensa. Cuenta en su mayoría con una cabeza pensante, dos brazos y dos piernas. Suficiente para pensar crear y ponerse en movimiento. El más elemental sentido común nos dice que no basta con tenerlos, sino que hay que usarlos. Según la ciencia el ser humano solo usa el 10% de su cerebro. Ignoro cómo se llegó a esa conclución, pero admitamos que sea cierto. En ese caso si no lo hicimos antes, a partir de hoy debemos aplicarnos a utilizar parte del 90% restante. Por lo menos intentarlo con la mejor buena voluntad y empeño. Aun se afirma que el saber no ocupa lugar, pero no es cierto. El conocimiento y la información si ocupa un lugar muy importante para nuestra mente. Pero es el ser humano que en su mayoría ocupa su mente con contenido de muy poco valor. Entonces luego su cerebro no tiene el mejor material para funcionar con excelencia. Mente y cerebro están estrechamente vinculados pero aunque diferentes se necesitan una del otro. Son complementarios.

Dones o Talentos ¿Iguales o diferentes?

Los sinónimos muchas veces agrupan términos que definen semejanzas. Pero lo parecido jamás es igual. Muchas veces utilizamos los mismos vocablos como que: don, talento, capacidad, habilidad, aptitud o destreza significan  una misma cosa. En realidad no es así, pero no deseo profundizar en funciones gramaticales. Sino en definir significado de términos cuyo origen y función son diferentes. Talento es una habilidad con la cual se nace o dicho sencillamente algo natural que podemos perfeccionar con la práctica. Una persona puede hacer infinidad de cosas, pero para hacerlo bien o en forma excelente se necesita tener talento. Eso es lo que nos diferencia uno de otro como asimismo el resultado final. Uno de lo problemas que enfrenta el hombre y la mujer de hoy es el cambio en la forma de desempeñar tareas laborales. Cambios drásticos que ocurren rapidamente y dejan a muchos fuera del ámbito del trabajo. Hoy se habla mucho acerca de reinventarse. Sencillo de decir pero muy difícil de realizar. Si se ha trabajado durante muchos años como carnicero no es sencillo transformarse en oficisinista u obrero calificado.

Un Don es algo sobrenatural.

Es una manifestación del Espíritu. Una facultad dada a alguien para cumplir una función determinada dentro de un ámbito específico. La radical diferencia con respecto a los talentos, es que su función y resultado no dependen enteramente de la persona. Sino de quien ha conferido el Don. No se puede usar sin la dirección y poder del dador. Tampoco es un atributo personal o un mérito adquirido sino de quien dispone cada Don en cada persona. Desde luego tampoco puede ser utilizado en forma independiente por voluntad propia. Solo se manifiesta cuando el administrador decide hacerlo a través de la persona a quién le fue otorgada esa facultad. ¿Quién tiene el poder de conceder tales atributos? Pues nadie más que Dios en la tercera persona de la Trinidad, el Espíritu Santo. Pablo lo dice claramente en su carta primera a los Corintios Cap 12-11. «Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como Él quiere»  Su ámbito natural. la iglesia. Los receptores cada persona bautizada en la congregación, que se constituye como miembro de la misma. Todos sin excepción cuentan con uno.

¿Dones en la actualidad?

No ignoro que estas afirmaciones van a causar turbación y agitación en algunas congregaciones donde no se ven estas manifestaciones. He visto y leído en muchas publicaciones y la web, aseveraciones de que estás cosas  acabaron en la época Apostólica. Lo mismo se afirma con respecto a los milagros. No sé cómo llegaron a esas conclusiones, pero no voy a entrar en polémica. Si alguien no está de acuerdo le pido que retorne a las escrituras. Las palabras de Pablo fueron dichas en pleno período la gracia en el Nuevo Testamento no en período de la ley. Si a alguien no le gusta lo que afirmo, por favor no se enoje conmigo, vaya y pregúntele a Dios. Oh quizás vuelva a estudiar las escrituras pues ellas hablan claramente sobre los dones. Voy a citar solamente algunas palabras que están en la Biblia y que corroboran cuanto afirmo. Además ruego, no se trata de opiniones sino de la palabra escrita. Favor leer: Romanos 1-11 y 29 y 12-6  –  1° Corintios 1-7 – 7-7 y 14-1 – Efesios 2-8 y 4-8. Hay muchos más acerca del tema. Con respecto a los Milagros hay miles de testimonios en el mundo entero en la actualidad. Si no crees nada puedo hacer para que cambies, tendrás que hacerlo tú escuchando los mismos.

Dones y dádivas inmerecidas.

Dios es amor y por amor ha hecho y hará cosas que solamente él quiere y puede hacer. Estabamos perdidos y separados de la comunión y gloria de Dios. Nuestro destino era la condenación eterna. En su infinito amor Dios no desea que nadie se pierda.  Se reconcilió con nosotros al enviarnos un Salvador. Por ello vino al mundo Jesucristo, la forma humana y visible del Dios invisible. Nos colmó de bendiciones y nos concedió su perdón al comprarnos al precio de su propia sangre. Los golpes y heridas como la lanza en su costado y su muerte en la cruz, nunca las mereció. Lo hizo por ti y por mi y por todo aquel que acepte su sacrificio. En la parábola del rico y Lázaro aquel le pide a Abraham, Padre envia alguien a la casa de mi Padre. Tengo 5 hermanos, que alguien les predique para que no vengan a este lugar de tormento. Predicadores tienen, que los oigan. No Padre Abraham, si alguno de entre los muertos van desde aquí se arrepentirán. Pero Abraham respondió, si no escuchan a los predicadores, tampoco se arrepentiran si viesen algunos levantarse de entre los muertos. ¿Eres tú como este rico o deseas conocer a Jesucristo y salvarte?

Haz click aquí.