Cómo resistir las tentaciones y lograr victorias.

Cómo resistir las tentaciones y lograr victorias.

Mensaje del Director:

Cómo resistir las tentaciones y lograr victorias. Muchas veces lo  reconozco he insistido en la búsqueda de el real significado de muchas palabras. Pero no encuentro necesario hacerlo en esta ocasión. Todos sabemos y además experimentamos en nuestra vida lo que llamamos tentaciones. No hay un solo ser humano incluido Jesucristo cuando estuvo e la tierra, que no haya tenido encuentros con ellas. Pero solamente él, pudo resistir y vencerlas todas. Cada uno de nosotros sabemos en cuantas hemos salido airosos y en cuantas fuimos vencidos. Inteligente cosa es comprender a conciencia el peligro que ella representa. Luego encontrar la mejor forma de defendernos y salir airosos de la prueba. Sus efectos son devastadores y sus consecuencias alcanzan más allá de nuestro transito terrenal. No tenemos muchas alternativas para enfrentarlas sino simplemente dos, Resistir en primer lugar y luego hacer lo necesario hasta vencer. Todas las áreas de nuestra vida son terreno fértil para su desarrollo. Así que con los ojos bien abiertos la mente despierta y firme voluntad defendamos nuestro territorio vital y alcanzaremos victoria.

Cómo resistir las tentaciones. Conocimiento y Discernimiento. 

Todos hemos visto en incontables oportunidades como la araña teje sus redes y las repara pacientemente. Lo hace para defenderse de las agresiones y además para atrapar a todo aquello que cae en su telaraña. Cuando algo surge en la misma velozmente lo atrapa y luego lo destruye. Como este ejemplo hay muchos en el reino animal que nos dan excelentes lecciones. La naturaleza les ha provisto de cierta clase de inteligencia para enfrentar el riesgo y vivir. Desde luego no siempre eso asegura la victoria final, pero los más aptos suelen sobrevivir y multiplicarse. El ser humano cuenta con mayores posibilidades pero a veces por inercia prefiere no usarlas. Por lo tanto no aprende a hacerlo y por consiguiente no las desarrolla adecuadamente. No es suficiente con saber que existe un enemigo. Es necesario conocer sus fortalezas como también sus debilidades y desarrollar las estrategias más eficaces para derrotarlo. Lamentablemente muchos caen fácilmente seducidos sin apenas luchar. Otros solo aplican fuerza bruta pero nada de inteligencia ni discernimiento. De esa forma es imposible vencer en el área carnal o espiritual.

Cómo resistir las tentaciones. Armas para la batalla.

Es necesario asumir que nuestras armas no son carnales o materiales sino espirituales. Sin ellas el hombre y la mujer común están completamente desarmados frente a cualquier tentación. No son suficientes algunos valores morales y su voluntad, al momento su fuerza se debilitará y perderán la batalla. El tentador Satanás, conoce al dedillo nuestros puntos fuertes y cuál nuestro talón de Aquiles. Ahí precisamente edificará su fortaleza para atacarnos todo el tiempo, tiene poder y lo usa junto a todas sus artimañas. En nuestras fuerzas y conocimientos naturales no podemos enfrentarnos a el y pensar en vencer. Solo con la fe y la armadura del Altísimo podemos estar firmes. Pero tampoco podemos olvidarnos de vigilar, el enemigo es constante y persistente en su maligno deseo de destruirnos. Volverá una y otra vez y cuántas veces sean necesarias en su afán de Robar, Matar y Destruir. La Biblia muestra las batallas contra las tentaciones de varios siervos de Dios. Algunos lograron salir adelante, pero otros fracasaron. Pero no siempre la tentación proviene del enemigo espiritual, muchas veces del entorno y de varios seres humanos.

Cómo resistir las tentaciones. La armadura del guerrero.

Casi todas nuestras armas (Creyentes) son defensivas, excepto una capaz de provocar la huida de Satanás, la palabra. Efesios 6-versículo 10 al 18. Con ella Jesús venció todas las trampas de Satanás, aunque este volvió hasta el último momento de Jesús en la cruz. Empujando a la chusma para que incitase al Salvador a que bajara de la misma. No pensemos en ilusionarnos aun ganando algunas batallas que nuestros enemigos nos darán descanso. Continuarán luchando por entorpecer nuestro camino hasta el último instante de nuestra vida, la guerra continuará. Amigo y amiga que aun no has aceptado a Jesús como tu Señor y Salvador esta es tu mejor oportunidad. Comenzar una nueva vida y dejar atrás toda esa telaraña que ha envuelto tu vida de problemas pérdidas y enfermedades. Lo único que tienes que hacer es hablar con Jesús. Confesarle solo a el todos tus errores caídas y dificultades y experimentar el gozo del perdón. Esa pesada loza de angustia rencor y sufrimiento que amarga tu existencia se irá y serás libre de la opresión. A mis hermanos de fe, nada más tengo que agregar, saben lo que tienen y deben hacer. ¡Bendiciones!

error: Content is protected !!