[mixlr url=»https://mixlr.com/encuentros-radiolive/embed?color=526cd7″]

¡Hablar… pero saber Escuchar!

Mensaje del Director:

 

En cierta ocasión una joven descendió del  bus a muy poca distancia del lugar donde residía. Comenzó a caminar lenta y tranquilamente hasta allí, cuando de pronto sintió una profunda necesidad de orar y como era una obediente joven cristiana, dobló sus rodillas al instante sin preocuparse en que se encontraba en mitad de la acera ni el asombro con que varias personas la observaban. Había aprendido que cuando el Señor envía esa señal es porque algo muy importante está a punto de ocurrir.

El principio de la Obediencia

joven orandoNo recuerda cuanto tiempo estuvo orando, pero  cuando terminó de hacerlo estaba bañada en llanto aunque en su interior sintió un profunda sensación  de paz. Se levantó del suelo, se recogió el cabello, como pudo secó sus lágrimas y se dirigió resueltamente a su hogar. Cuando llegó, la puerta de entrada se encontraba abierta de par en par, temió por su mamá porque a esas horas siempre se encontraba sola en casa, pero nadie respondió a sus angustiosos llamados y en su interior toda la casa estaba en completo desorden y notó la falta de algunas pertenencias.

Conservar la Calma

Por un momento no pudo evitar sentirse desolada al contemplar el desorden que veían sus ojos. Se necesitan temple y convicciones profundas para no derrumbarse, cuando la privacidad y la intimidad del hogar se ven  brutalmente asaltadas y se ignora que le ha sucedido a nuestros familiares. A pesar de encontrarse un poco aturdida todavía frente a esa realidad, de a poco pudo recuperar la calma y realizar algunos llamados.

¡La Fe debe ser Firme!

Edna es una joven de 27 años y una fe firme, había comprendido que la oración es una calle de doble sentido, uno de ellos lleva nuestras peticiones hacia el Señor, pero el otro lo utiliza el Señor para hacernos comprender su voluntad y hablar con cada uno de sus hijos. La Oración, mi amigo y mi amiga, es un diálogo entre nosotros y Dios, no un monólogo, donde uno habla sin interrupción y el otro se resigna solamente a escuchar. Es imprescindible entender este punto para que exista una verdadera comunión.

¿Porqué sucede lo que sucede?

¿porqué suceden estas cosas malas a gente aparentemente buena? No tengo la respuesta y no me interesa buscarla, suceden y hay que continuar adelante pese a ellas. Nadie nos aseguró que nuestro camino en la tierra, sería como en el mar de la tranquilidad, aún las rosas tienen espinas y nuestro Señor nos dijo, «que en el mundo tendréis aflicción» y agregó  además «tened valor»  Yo le creo ¿le cree Ud.

Libranos del Mal

Algunas personas que creen tener todas las respuestas quizás pregunten mordazmente ¿acaso el Dios todopoderoso no podría haber evitado que asaltasen la morada de esta joven que creía en Él, en lugar de pedirle que orara y permitir lo ocurrido? La respuesta es muy diferente, veamos lo que ocurrió en realidad y saque Ud. mismo sus propias conclusiones, no esperará que yo haga todo el trabajo y además le simplifique las cosas.

¿Que sucedió en realidad?

La mamá de la joven reconoció que hacía tiempo que no veía a su hermana y por lo tanto aquella tarde se decidió a visitarla, cuando Edna sintió el llamado a la oración; los salteadores se encontraban desvalijando su casa en ese momento, si hubiese llegado en ese instante, habría corrido serio peligro, el ser humilde y obediente al llamado la libró de todo riesgo y definitivamente los delincuentes fueron detenidos por la policía calle arriba recuperándose todo lo que habían hurtado.

¿Quien tiene el control?

Dios siempre tiene el control de todas las cosas, sus caminos son inescrutables y sus métodos infalibles, aunque no podamos comprenderlo cabalmente. Da a cada ser humano libre albedrío, la oportunidad de elegir que hacer. Después es nuestra responsabilidad.  Si alguien toma un cuchillo y lo utiliza para almorzar, es correcto, si lo vuelve contra su semejante es una agresión. ¿Quién es el culpable, el que otorgó la libertad para hacer algo o el que hace lo indebido?  Muchas veces se elevan voces contra Dios, culpándolo de todos los males de la humanidad, pero quien lo hace evidencia que no conoce a Dios ni su propia naturaleza. El que conoce a su creador vive confiado todos los días de su vida.

«Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas le ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.» Romanos 8-28.-