Vuelve al camino alguien te espera.

Vuelve al camino, alguien te espera

Mensaje del Director:

Vuelve al camino alguien te espera. Pese a que muchos científicos pregonan la evolución como comienzo de la humanidad, la verdad muestra todo lo contrario. Existe un maravilloso orden en la creación. No voy a perder mi tiempo y tampoco el tuyo en debatir quién tiene la razón. A la vista está que el mono sigue y seguirá siendo mono y el hombre un ser diferente. Cómo atributo principal  entre varios fue creado para vivir en libertad, aunque jamás se le privó su capacidad de elección. Basado en el principio de que es un ser creado, debe respetar y agradecer a quien le dió la vida. El mundo que estaba en desorden y vacío fue ordenado y Dios, colocó toda manifestación ambiental generación vegetal y animal. Vio que era bueno en gran manera pero aun faltaba alguien que controlara mantuviese y disfrutara de todo lo creado. Entonces se dijo, «Hagamos al hombre a nuestra imágen y semejanza» y le daremos dominio sobre muchas cosas. El Edén era el Habitat de Adán, su tarea cuidarlo y mantenerlo. Parte de su labor era poner un nombre a lo desconocido y lo que él llamó hoy se conoce por ese nombre. Así nació la humanidad.

Vuelve al camino alguien te espera. Adán y luego Eva.

Esta pareja fue la prmera en conocer el valor de todo cuanto poseían recién después de haberlo perdido. Amarga recompensa por no cuidar y valorar lo que se tiene. La sensación de culpa nubla todo entendimiento y capacidad de razocinio. Seguramente Adán convivio mucho tiempo en la presencia de Dios antes que Eva llegara. Es más que probable se equivocara en muchas ocasiones, estaba aprendiendo a vivir. Más que factible entonces que el Señor le perdonase sus muchos errores. Tanto tiempo con Dios Adán y no lo conociste, te llamó y te escondiste. Siempre me he preguntado ¿Por qué no le pidió perdón a Dios por haberle fallado antes que decidir ocultarse entre los arbustos? No se arrepintió y a pesar de que fue Eva quien lo indujo a la desobediencia, fue a él que Dios le dijo de ese árbol no comerás. Dios lo hizo responsable cuando le dijo «Por haber escuchado la voz de tu mujer, maldita será la tierra por tu causa»  Le privó a Dios hasta de la oportunidad de perdonarlos. No pudieron volver a su casa; el Edén ni a la comunión con el Todopoderoso. El tiempo de la abundancia, la paz y seguridad se terminó, luego dolor.

Vuelve al camino alguien te espera. Una raíz de amargura.

El principio de reconocer el pecado error equivocación arrepentimiento y búsqueda del perdón, debe gobernar nuestra vida. De nada vale la verguenza y nada resuelve todo intento de ocultar lo que se ha hecho mal. Cuanto antes se repare el daño y se restituya lo que no pertenece no habrá paz y tranquilidad en la vida. Esto es para toda persona, pero más aun para todo cristiano que tiene la puerta abierta a la presencia de Dios. No hay pecado que el Señor no pueda perdonar, pero hay algo que cierra la puerta a su misericordia; el resentimiento. Muchos cristianos se transforman en quejosos contra Dios o su congregación porque no encuentran bendiciones o respuestas. Están dejando de lado el orden que el mismo Jesucristo estableció y enseñó a sus primeros discípulos. «Perdona nuestras deudas u ofensas, como nosotros perdonamos a nuestros deudores y ofensores» No podemos saltar esta regla y esperar recompensa cuando en el corazón hay rencor y nuestras manos no están limpias. No valen ayunos largas oraciones y multiplicar ofrendas, sus oídos estarán cerrados como sus manos.

Vuelve al camino alguien te espera. ¿Dónde mis bendiciones?

Voy a enfocarme solamente en algunas cosas que impiden la bendición de Dios, de lo contrario tardaría días o semanas. He escuchado a muchos hermanos manifestar. «Por más que me esfuerzo no puedo perdonar el mal que me han hecho» Sé que en ocasiones es difícil, pero no se trata de esfuerzo sino de voluntad y decisión. ¿Cuantas veces no hacemos cosas que debemos hacer? Hoy no voy a ir al médico, tampoco tomar esta medicina ni barrer el patio o juntar la basura. Lo hacemos sin problemas, pero decidir perdonar y olvidar no podemos, cuando en realidad es que no queremos hacerlo. Eso es una cadena que nos va alejando cada vez más de la voluntad de Dios. Si no perdonamos, menos dispuestos estaremos a amar a nuestros enemigos y ambas cosas nos demanda Dios. La solución es muy sencilla, cuando nuestras fuerzas no son suficientes podemos y debemos pedirle a Dios su ayuda. El Señor siempre está dispuesto a escucharnos. ¿Porqué no lo hacemos; antes que el camino fácil de hablar con el Pastor Consejero un obrero o el amigo? No busques otro mediador, Cristo es todo lo que necesitas. Búscalo a Él.

Vuelve al camino alguien te espera.

Hace muchos años, en una reunión de obreros de la congregación, se me concedió el uso de la palabra. En dicha reunión, estaba toda la directiva de la congregación de la cual formaba parte, además de todos los mienbros. Lo recuerdo como si fuera hoy, sentí la necesidad de decir que nuestra congregación y tal vez todas; tenía dos puertas  bien definidas. Una: la más importante, donde todas las personas hacían acto de presencia. De ellas muchas decidían luego integrarse y formar parte de nuestra comunidad. Pero también existía otra puerta a la cual no le prestabamos la importancia debida. Por esa puerta varios de los miembros decidieron luego alejarse. Ignoro porqué decidieron hacerlo, pero hoy quiero recordarles que Cristo no es el culpable de su salida. Tal vez las causas son razonables y atendibles pero fue el Espíritu Santo quien los llamó y todavía espera vuestro regreso. Si no es en esta será en otra Iglesia, pero en alguna deben congregar. Como el padre al hijo prodigo, vuelve al camino donde nuestro Padre celestial continúa esperando tu regreso. Si eres quién todavía no conoces ni aceptaste a Jesús como tu salvador, hoy es tu  mejor momento. No pierdas tu oportunidad, mañana puede ser tarde.

Copyright © 2024 encaminonuevo.org – Todos los Derechos Reservados.

error: Content is protected !!