Conocido o por conocer. ¿Cómo te relacionas con las personas?

Conocido o por conocer. ¿Cómo te relacionas con las personas y las cosas.

Mensaje del Director:

Conocido o por conocer. ¿Cómo te relacionas con las personas? A pesar de que los refranes intentan llamar a la reflexión casi siempre encierran parte de sabiduría, aunque no toda. Por ejemplo: “Más vale malo conocido que bueno por conocer” Una parte de la sabiduría, sería actuar con prudencia frente a algo que desconocemos, podría resultar malo. Para cierta clase de personas, es mejor aceptar aquello que se tiene o es conocido. Prefieren no arriesgarse nunca con algo desconocido y que no saben si al final resultaría mejor. Pero en realidad, esa es solamente una dirección en la cual funciona el razonamiento de multitud de personas. Siempre eligen quedarse en este lado del puente antes que cruzarlo. Pero existe otra avenida del pensamiento lógico. Aquella que nos dice, que nunca sabremos si algo en realidad es bueno o malo antes de comprobarlo.

Conocido, pero solo en parte.

Cuando trato de estos temas intento hacerlo con humildad y sinceramente confieso que solo conozco en parte, nunca totalmente. Pero también afirmo que existe una fuente inagotable de conocimiento a la cual puedo acudir en demanda de ayuda. La vida es un universo de manifestaciones diferentes y pasaremos gran parte de nuestra existencia sin explorar la mayoría. Pero nos ha sido dada cierta clase de inteligencia voluntad y sentido común que bien aplicados, permiten ampliar nuestros conocimientos. Cómo también, conciencia para discernir entre lo bueno y lo malo. Lo necesario de lo prescindible. Disipar la telaraña de lo que ignoramos descubrir nuevas cosas y evaluar su conveniencia. Lo mismo acontece con una relación. ¿Cómo saber la clase de persona que es un ser humano, sin haberlo tratado con frecuencia varios años? Aún así gran parte permanecerá desconocida.

Conocimiento es poder.

No sabemos cómo fue la vida de Adán y Eva después de ser expulsados del Edén. El Señor les había provisto de todo lo necesario para tener una maravillosa vida. Incluso les dio una tarea para que no solamente gozaran de una exquisita experiencia, sin tener nada que hacer. Tenían que cuidar el hábitat de su existencia que en principio sería eterna. Mi mente y mi imaginación se extasían solo de pensar en la paz y alegría de que disfrutaban. Todo era perfecto, de una belleza indescriptible y cada minuto una suma de profundo gozo. Así vivían su realidad la primera pareja humana. No podemos siquiera pensar que Adán no tenía conocimiento. Tenía la presencia y consejo de Dios todo el tiempo y lo compartía con Eva. Conocía y era conocido por Dios. ¿Qué pasó con ellos? Es algo en que debemos reflexionar, pues somos semejantes a Adán y Eva.

¿Conocido realmente por Dios?

No levantes la mano para contestar, ni afirmes precipitadamente tu respuesta, recuerda tu lugar. En estos momentos es que me siento como un niño pequeño que se deslumbra por todo lo que ve. Un niño no entiende todo lo que pasa, pero lo disfruta plenamente antes que hacer preguntas. Cómo un hombre que ha predicado y enseñado acerca de Dios ya hace más de 30 años, puedo decirte algo. Ni yo ni nadie, sea el lugar que ocupe en el trabajo evangélico, puede enseñarte a conocer a Dios. Hablar acerca de Dios, lo hacemos casi todos, pero conocerlo es una tarea personal. Nadie puede hacerlo por ti. Escúchame bien, eso es algo que debes hacer tú mismo. Muchos se glorían de algo, allá ellos. Pero tú recuerda lo que el Señor tú Dios dice en Jeremías y no lo olvides mientras vivas. “Más alábese en esto el que quiera alabarse, en entenderme y conocerme” El Señor quiere darse a conocer y ser conocido ¿quieres conocerl0? Entonces búscalo y crece.

Deja un comentario