MensajeroMensaje del Director

Hace mucho tiempo un hombre ya maduro continuaba caminando lentamente por una senda polvorienta. Cada paso que lo acercaba a su destino le parecía una pesada carga sobre sus pies ya cansados por el duro camino. No podía detenerse, había recibido una orden que no podía desconocer y reconocía que no era nada fácil cumplirla, pero le resultaba aún más difícil desobedecerla.

Es más difícil obedecer que desobedecer

Debía dar un mensaje al hombre más importante de su pueblo y esto pesaba en su ánimo, no sabía cómo este tomaría su mensaje y hasta pensaba si su propia vida Continue leyendo