¡Vive! Alguien te ama profundamente y te necesita.

Vive alguien te ama

Mensaje del Director:

¡VIVE! Alguien te ama profundamente y te necesita. Nací en una época en que los trenes eran una pasión para los niños. Subíamos y bajábamos sin cansarnos una y otra vez, cuando estaban detenidos en el anden. Siempre que viajábamos era una aventura apasionante sentir el traqueteo de sus ruedas sobre las vías. Nos embelesábamos al ver pasar de prisa a nuestro lado los árboles. Más allá, los animales pastando, durmiendo o jugueteando y en la lejanía pequeñas casitas poblando los campos. Era un paisaje que deleitaba nuestras retinas y al que deseábamos volver a disfrutar todas las veces posibles. Hoy permanece el recuerdo imborrable de haber vivido aquellos felices días.

Vive por que la vida es una maravillosa aventura.

Cuando la criatura emerge a la vida desde el vientre de su madre, lo primero que percibe es claridad cegadora. Ha vivido en un medio acuoso y de penumbra por varios meses. La luz le resulta insoportable y le hace permanecer con sus ojitos apretados. Poco a poco el mundo comienza a ser real para ella y sus sentidos a percibirlo. Desde aquí comienza a escribirse una nueva historia con nombre y apellido. Será tan larga, como las circunstancias y las propias acciones voluntarias de cada individuo permitan. Como toda aventura, se conocen sus frutos conforme se transita por la vida. Pero nadie está libre de enfrentar dificultades. Eso es como el pan de cada día.

Vive, pese a todas las aflicciones.

Vivir es un constante y agotador desafío, pero absolutamente necesario. Comprenderlo y aceptarlo es un gran paso adelante. Siempre será necesario hacer algo para recibir algo. Desde lo más sencillo hasta lo más difícil. Llevar un bocado a la boca, como padecer necesidad. Dios jamás prometió librarnos de dificultades, Ël está con nosotros «en las dificultades». Quienes lo prometen son ciertas personas, quizás con buena intención pero  con muy mala información. Olvidan que Jesucristo dijo “en el mundo tendrán aflicción” pero también prometió en su palabra. “Yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo”

Vive, porque hacerlo es un regalo y una responsabilidad.

Nadie nace por su propia voluntad, pero después a su debido tiempo será responsable por y de su vida. La orden fue dada vocalmente por el creador, pero tambien impregnada en la naturaleza. Creced y multiplicaos. Pör ello es que la concepción resulta a veces un resultado inesperado ajeno a la voluntad de dos personas. Una frase conocida afirma que si alguien no camina al ritmo de sus compañeros, es porque escucha un tambor diferente. Aquí está el verdadero peligro. La persona mayormente no es consciente de donde vienen determinados pensamientos a su mente. No todos son propios, otros son susurrados por una mente maligna y poderosa. Cuando se escuchan llevan a la autodestrucción.

Tu vida, es lo mejor que tienes.

Adolescente o joven, hombre o mujer, no se que pasa por tu mente. ¿Qué eso tan terrible en lo cual no ves una salida? ¿Que es lo que te lleva a querer destruir lo más valioso que tienes, tu propia vida? La muerte del cuerpo nada soluciona.  No lo hagas, Cristo dió su vida para que tú vivas y  ahora quieres destruirla. ¡Por favor habla! ¿Qué te pasa? No pienses que a nadie le importas, para muchos eres muy importante, ¿no te das cuenta? Tu vida en la vida de otros puede hacer una gran diferencia. Para Dios eres muy valioso y valiosa, el te ama con amor eterno, no le importa lo que hayas hecho. Nunca dejará de amarte. Todo lo perdona. ¡LEVÄNTATE!; no naciste para morir, sino para ¡VIVIR!

¡Por favor comunícate!

.