Vivir con o sin propósito. Una elección decisiva.

Vivir con o sin propósito.

Mensaje del Director:

Vivir con o sin propósito. Una elección decisiva. Los hechos que ocurren en cada momento del día nos permiten conocer hacia donde se dirige la humanidad. Aunque somos individualmente diferentes las cosas que hacemos nos afectan personalmente y también a los demás. Si pensáramos racionalmente en ello seríamos más cuidadosos en todo cuanto realizamos de hecho y de palabra. La realidad nos muestra que los conflictos suceden por causa de lesionar algún derecho. No existimos dentro de una burbuja o isla desierta. Ocupamos un lugar físico sea dentro de un país, ciudad, familia, amistades o grupo de intereses diversos. Por lo tanto cada cual desde lo mínimo a lo máximo que hace, influye en la vida de los demás. De una forma o de otra todos sin excepción tenemos una cuota de responsabilidad por la realidad que ocurre.  Sea ello positivo o desafortunado, tanto en provocarlo como recibirlo. La cosecha será de acuerdo a lo sembrado, nadie escapa a esta verdad fundamental.

Vivir con o sin propósito. El principio.

En el mundo han existido y existen excepciones. Músicos poetas artesanos y pensadores que han descubierto en la más temprana edad sus talentos. Por ejemplo  Ophelia Morgan-Dew una niña que a los tres años muestra un coeficiente intelectual IQ, de 171. Albert Einstein y Stephen Hawking tenían un IQ. de 160, Tomas Alva Edison fue rechazado en la escuela por discapacidad. Su propia madre tuvo que ser su maestra, pero luego legó al mundo más de trescientos inventos. Son varios los casos de habilidades excepcionales pero no es la normalidad del resto de nosotros. Cada cual con lo suyo debe tratar de hacer lo mejor que pueda. Cuando el ser humano alcanza el uso de razón ya es responsable de lo que hará con su vida. Lamentablemente pocos a esa edad toman decisiones inteligentes, la curiosidad aventuras y los juegos ocupan la mayor parte del tiempo. La realidad es que solo pensamientos aptitudes y decisiones conscientes provocarán resultados extraordinarios.

Vivir con o sin propósito. La influencia del hogar.

Una de las células más importantes de la humanidad que ha sufrido cambios y distorsiones es la familia tradicional humana. Desde su creación original Dios fijó la forma de su constitución. Al principio cada animal tuvo su pareja no así el primer hombre que pisó la tierra. El Creador tuvo que añadir la contraparte de Adán. Alguien de su misma especie pero diferente para a través de su unión fuese posible engendrar nuevas criaturas. Este diseño original no ha cambiado, fue el propio ser humano que desobedeciendo al plan divino lo ha hecho. Esto marcaba una clara definición de cada rol dentro de la unión de la primer pareja humana. Hoy se ve que este plan no se respeta y que el mismo Dios permite puesto que ha concedido libertad. Ello no significa que no habrá consecuencias muy severas de parte del Altísimo. Finalmente la realidad muestra que solo familias legalmente constituidas que se rigen conforme al plan divino, obtienen los mejores resultados.

Vivir con o sin propósito. La Influencia del entorno.

Contrariamente a lo que piensa la mayoría, el entorno no es el responsable de la conducta de cada individuo. Abraham Lincoln fue en su juventud un leñador en el duro territorio de Kentucky. En forma autodidacta llegó hasta alcanzar el título de abogado. Aun con una esposa que le amargó toda su vida llegó a ser Presidente de los Estados Unidos. Nadie conoce el nombre de sus compañeros y amigos de su entorno juvenil y edad adulta. Pero su nombre y obra es reconocida por generaciones, como uno de los mas grandes hombres de tuvo la humanidad. Nelson Mandela vivió más de un cuarto de siglo recluido en una cárcel de Pretoria. Cuando salió de la prisión su corazón no estaba lleno de odio y rencor. Sino con el supremo anhelo de liberar a sus hermanos y acabar con la segregación entre negros y blancos. Lo logró en gran parte hasta ser el Presidente de Sudáfrica. Estos 2 grandes hombres tenían muy claro su propósito en la vida, no surgieron de la opulencia sino desde abajo. Nunca culparon el entorno y el mismo no pudo derrotarlos.

Vivir con o sin propósito. Será con Dios o sin Dios.

La vida no es un juego no te equivoques. Dios no juega y Satanás tampoco. Mientras el Señor prometió y lo hace; darte una vida abundante, el enemigo busca todo lo contrario. La historia entre el niño y su abuelo Cherokee es ejemplarizante. Dos Lobos que luchan en el interior de cada ser humano, uno está lleno de odio envidia y venganza. El otro está lleno de compasión y amor. El niño pregunta ¿Abuelo, quien ganará la pelea? El anciano contesta «Aquel que yo alimente»  Ignoro qué alimentas en tu corazón, pero no te quejes y no culpes a otros por tu infortunio ni aun al cielo reclames. Si no luchas y haces lo que debes, no te irá bien ahora y peor después. Adolescente, joven adulto o anciano, ve cómo caminas y las cosas que haces. El tiempo pasa y las oportunidades también y ninguno de ellos se repetirá. Con Dios tienes todas las oportunidades de vencer, sin Él ninguna. ¿Hasta cuando continuarás escuchando solo palabras sin tomar decisión? Jesús es el único camino que lleva al mejor destino.

 

error: Content is protected !!