Edificando Vidas en medio de un mundo que se derrumba.

Edificando vidas en un mundo que se derrumba.

Mensaje del Director:

Edificando vidas en medio de un mundo que se derrumba. Cuando alguien lea estas frases es indudable que surjan en su mente imnumerables preguntas. ¿Cómo, cuando y porqué edificar cuando se sabe de antemano que será derruído? Buenas preguntas sin duda, pero esa es la condición actual del mundo y la gente que lo habita. No es en la seguridad y paz, sino en la inseguridad e incertidumbre. Puede edificarse un edificio de muchos pisos con los mejores materiales y la mejor tecnología, pero un temblor lo derriba. Puede diseñarse tecnicamente excelente una aeronave de pasajeros, pero el fallo de un simple remache hace que caiga en tierra. El tren bala viaja por vías antimagnéticas a más de 600 km por hora, un error humano causa un desastre. Un crucero surca el oceano con miles de turistas a bordo, un simple iceberg abre un hueco en su estructura. Un simple cambio de luces de un semáforo provoca un accidente fatal. Un obrero en un descuido píerde un miembro de su cuerpo o su vida en su trabajo.

Edificando pese a lo relativo.

Todas las cosas enumeradas y multitud de otras más, lamentablemente son normales en cualquier parte del mundo. Nos muestran que todo lo que acontece y se hace en esta vida no tiene el sello de permanencia o seguridad. Alguien podría afirmar, el giro de la tierra sobre su eje imaginario es un dia, 24 horas y fracción. Siempre es el mismo no cambia. ¿Seguro que es así? Solo en parte, todos estamos de acuerdo en que los días parecer transcurrir muy rapido. Aunque no lo creas es absolutamente cierto. Cómo el trompo que puede girar sobre si mismo más rápido o más lento conforme al impulso de giro. Así son los días, continúan teniendo 24 horas y fracción. Pero esas 24 horas giran más rápido, aunque la mayoría de la gente no lo percibe. Escrito está sobre cuales serían las señales antes del fin y esta de los días es una muy evidente. «Y si aquellos días no fuesen acortados, nadie sería salvo. Pero por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados» Mateo Cap. 24-22.

Edificando cuando aun hay tiempo.

La mayoría de la gente parece tener un velo, no solo delante de sus ojos también en su propia mente. Vive pendiente más del futuro, que del presente de cada día. No quieren o no pueden ver que el resultado del futuro depende de lo que realizan hoy. ¿Cuántas horas se pierden al cabo de cada jornada en tonterías y perdidas del tiempo sin fruto? El programa de la mañana en la TV, el noticiero del mediodía, la novela de la tarde. Los programas de entretenimiento por las noches cómo los comentarios sobre deportes y la película antes de dormir. Tal vez las únicas horas realmente productivas son las actividades laborales que ocupan mucho tiempo del día. Algunos dirán«tengo que estar informado» Esa idea te la venden los propios medios, es su trabajo y de eso viven, pero para ti poco o nada agregan. Sería más rentable para ti, estudiar cómo manejar convenientemente tu economía. Generar otras fuentes de ingreso o simplemente plantar algunas hortalizas en el fondo de tu casa.

Edificando fantasías.

Como ya entrado en años, pensaba que pocas cosas podrían asombrarme pero no, en ocasiones todavía me sorprendo. En estos momentos comienza a desarrollarse como una bola de nieve la angustiosa idea de una hecatombre mundial. Los pensamientos de la mayoría cabalgan al galope. La energía se acabará y sin ella no habrá agua potable ni alimentos. Algunos comentan que el archiconocido y ya viejito Bill Gates, esta comprando como loco campos y más campos. Su intención, plantación de hortalizas a granel que luego guardaría en depósitos y vendería a precios exorbitantes a las muchedumbres. Lo que parece no pensaron es cómo lo haría sin energía ni agua y que Bill ya frisa los 70. Esas ideas y otras cada cual más desorbitadas hunden en la incertidumbre a la gente. Pero a las palabras de Jesús poco crédito le otorgan. «Cuando anochece decís, buen tiempo. Por la mañana tempestad. ¡Hipócritas, distinguen por el aspecto del cielo. Pero las señales de los tiempos no pueden» Mateo Ca, 16-2 y 3.

Edificando distracciones peligrosas.

Los niños se deleitan con los juegos pero en su inocencia no se percatan del peligro. Eso es tarea de sus progenitores. Ellos son responsables por su educación, vestimenta alimentación y abrigo, como sus necesidades de protección y amor. Jesús ama a los niños, el dijo «Dejadles que vengan a Mi, no se lo impidadan» ¿Es eso lo que están haciendo vosotros Padres, realmente aman a sus hijos? No si los dejan inmiscuirse en juegos de ocultismo como Halloween y otros. El Diablo o Satanás no juega, el como lo afirma Jesús tiene un cometido siniestro «Vino para matar, robar y destruir» «Yo he venido para que tengan Vida en abundancia» Dos caminos diferentes, uno lleva a la vida, el otro al tormento eterno. Eres tú quien elige donde pasarás la eternidad. Dios no tomará al culpable por inocente ni cambiará su sentencia por llantos de última hora. Oh tomas en cuenta a Jesús ahora o en su tiempo tus ojos jamás volverán a ver la luz. Lo tomas o lo dejas, decide.

¿Tienes algún comentario? Click aquí.

error: Content is protected !!