Club exclusivo de Egoístas. ¿Donde se encuentra?

Club exclusivo de egoistas.

Mensaje del Director:

Club exclusivo de egoístas. Pese que la sociedad se organiza en grupos de actividades e intereses diversos, el interés no es común. Si alguien observara desde cierta altura, sería fácil ver que cada cual en realidad está disociado de los demás. Cada uno vive su propia realidad independientemente del otro. Con esa actitud de indiferencia hacia el entorno y sus semejantes, busca su propio beneficio.

Club personal

¿Cómo explicarse estar juntos en un mismo lugar y al mismo tiempo sentirse separado de los demás? Se permanece en ese lugar principalmente porque hay un motivo personal. No porque se tenga una motivación especial en beneficio del grupo. Estoy allí porque quiero lograr algo para mí o mi familia. No me preocupa tanto el interés o el beneficio de los demás. Me uno allí como  en un club social, pero separado de mis semejantes.

La Naturaleza es pródiga y no discrimina

La Naturaleza hace las cosas de diferente forma cuando se la deja actuar libremente. Y de esa expresión natural todos los individuos pueden obtener lo mejor de lo que ella provee. Pero en su afán egoísta y desconsiderado del interés general, el ser humano entorpece las cosas. Con su irresponsable actitud destruye un bien personal y también; el legítimo derecho de los demás a disfrutar del mismo.

Club personal de interés.

Puede esto ser contemplado en el ámbito del trabajo, hogar, familia o en cualquier tipo de relación. El gozo de compartir el tiempo y disfrutar plenamente de nuestra vida sin lesionar a los demás. Como a disfrutar plenamente de la libertad a la que todos tenemos derecho se diluye. Sea en el lugar donde uno se encuentre y la actividad que desarrolle en ecualquier momento. Siempre uno acaba rodeado de personas que están en lo suyo y no se muestran dispuestas a participar con los demás.

Anímese a ser diferente

Si bien esto es moneda corriente en el mundo, en la vida cristiana necesariamente esto debe ser diferente. Ahora bien ¿por qué debe haber una diferencia? Sencillamente, porque hay órdenes superiores. Y una orden no se cuestiona se obedece o se rechaza. Pero en ambos casos habrá consecuencias aunque pese a esto muchos cristianos, parecen estar distraídos. No quieren estar conscientes de que la obediencia produce excelentes frutos y la desobediencia funestos fracasos.

Club versus la iglesia.

Es precisamente el Señor, la máxima autoridad sobre todos y todas las cosas quien ordena. “Amarás a tu prójimo como a ti mismo” Quizás alguno no sepa en esencia lo que significa amar. Basta ver todos los días las horribles cosas que la gente se hace a sí misma y a los demás. Pero no es sin duda vivir despreocupándose de las otras personas. Para muchos, el semejante es solo un pretexto para un indiferente saludo. Y a veces hasta se lo ignora y se le niega.

La marca en el orillo

En su tiempo el propio Señor Jesucristo dijo a sus discípulos “Un nuevo mandamiento os doy (Juan 13-34) «Que os améis unos a otros” El amor se debe manifestar por cualquier ser humano. Este mandamiento dice a todo el mundo que eres discípulo del Maestro. Y a todo discípulo en particular le recuerda tener un genuino interés en el bienestar de sus hermanos como prioridad. En el mundo te repiten que si no te preocupas por tus cosas nadie lo hará. En el evangelio si haces algo por alguien, alguien lo hará por Ti. Más bienaventurado es dar, que recibir.

¿Es suficiente solo con hablar y querer tener?

El que tiene hambre no se va a saciar con palabras. Y el que tiene frío no se va a cubrir con intenciones. El que ama no habla acerca del amor sino actúa, cuida, no hiere, no daña proclamando falsos testimonios, está pendiente de las necesidades del prójimo y siempre es el primero en brindar su ayuda. ¿Es en esto lo que piensa y hace toda persona que concurre a las reuniones de su Iglesia? ¿Es en esto que el líder o el predicador en el púlpito reclama a su congregación?

¿Club de socios o Hermandad Cristiana?

Quien escribe ha visto muchas de esas cosas. Frente a ello ¿debemos quedarnos de brazos cruzados y con boca cerrada? Por supuesto que no. Pablo nos exhorta hoy; como antes a los de Galacia «No nos cansemos de hacer el bien, porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos.  Así qué, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe» No te centres solo en ti mira hacia los costados.  Ahí hay gente que puede necesitar algo de lo que tú tienes y a él o ella le falta. Jesús nos está observando.

error: Content is protected !!