No temas. Estoy contigo todos los días

Mensaje del Director:

¡No temas! Estoy contigo, todos los días. Todos quienes han hecho de la Biblia, su libro de cabecera, conocen el caso de la mujer con flujo de sangre. Por largos y dolorosos 12 años padeció de este percance en su salud. Había agotado sus recursos buscando ayuda para solucionar su problema. Año tras año pasaba sin lograrlo. Es sorprendente la capacidad de esta mujer para sobrevivir con este tormento en su cuerpo. Hoy la gente no soporta un simple dolor de cabeza. Corre a la farmacia más cercana en busca de una aspirina, para quitar el dolor. Pero no para encontrar la causa que lo provoca y eliminar de raíz el problema. Asimismo lamentablemente hay gente que busca en el suicidio la solución y hasta se piensa en legalizar la Eutanasia. Se aduce, cuando se está cansado de vivir. Ignoran sin duda, que van a vivir eternamente, en un lado o en el otro. Porque aún la muerte tiene fecha de vencimiento. (1° a los Corintios. Cap. 15 versos 54 y 55).

¡No temas, confía en Mi!

En la mente y corazón del que cree, debe estar firme esta promesa. “Confía en Dios” La fe debe ser firme sin fluctuaciones del momento. De lo contrario deja de ser fe y se transforma en vana ilusión o deseo. La mujer del relato bíblico, no tenía dudas, sabía qué hacer, con una sola vez es suficiente se dijo. Si tan solo toco su manto es todo cuanto necesito. No pasó por su mente, bueno si hoy no lo logro volveré mañana o pasado. La fe no es una cuestión de cantidad, sino de calidad. Algunas congregaciones, muy pocas lamentablemente realizan lo que llaman campañas o cadenas para logros importantes. A veces creo notar, que se pone demasiado énfasis en la duración de las mismas y no en cada día. No es en el segundo cuarto o sexto día. El día es hoy y la oportunidad es ahora. Jesús dijo, que estaría con nosotros todos los días ¿cuál es el drama entonces? Hoy puede ocurrir, un milagro.

No temas, no es una sugerencia.

Muchas veces se confunde una orden, mandamiento o afirmación como una simple sugerencia. En ocasiones nos ponemos tan confianzudos con Jesús que pensamos que podemos intercambiar opiniones con él. Es tan bueno y comprensivo que seguramente me va a comprender. Esto no deja de ser una afrenta a su Santidad y Autoridad, Él es nuestro Dios, no nuestro camarada, merece todo nuestro respeto y adoración, no olvidemos el lugar de cada cual. No temas es una orden que se repite cada día de nuestra vida. Solemos ser muy olvidadizos con nuestras obligaciones, pero presurosos cuando pedimos. No deja de ser un recordatorio de que con nuestras actitudes y palabras, lo estamos obedeciendo o negando. ¡No temas! es una orden, no una petición o sugerencia. Conocerla es dar a la vida un sentido de seguridad y esperanza. Ignorarla es vivir en tinieblas y miedo constantes.

 No temas, te doy una promesa que dura 365 días.

En cierta ocasión una mujer mayor me preguntó ¿Ud. cree que el Señor puede resolver mi matrimonio? Desde luego le dije, pero eso no va a resolver su problema, es Ud. quién tiene que creerlo. La fe no es como un billete que se transfiere de mano en mano. Es un bien intransferible que nos ha dado el mismo Dios. Lo usas, lo guardas para más adelante o lo entierras definitivamente. Sabedor de lo inestables que somos para recordar sus promesas, el las repite una y otra vez. La frase ¿No Temas? se repite 365 veces en la Biblia, una para cada día del año de nuestra vida. ÉL no cambia su palabra tampoco. Pero el mundo cambia, vive hoy con inusitada intranquilidad, violencia, incertidumbre, desconfianza y terror. Las calles a cierta hora están desiertas. Las rejas intentan tapiar puertas y ventanas. Dentro, el miedo suplantó la seguridad.

Una luz en el camino.

Todos sin excepción hemos padecido un corte de energía eléctrica. Sin dudas no es agradable estar a oscuras, anhelamos que pronto vuelva a encenderse la luz. A tientas mientras tanto buscamos algo que nos permita disipar la oscuridad. Un encendedor, una vela, una linterna o el celular nos devuelve un poco de tranquilidad. Cuando nada se puede ver, surge el temor. La vida es en parte un camino desconocido. Nadie sabe que hay más adelante. Lo conocemos solo cuando transcurre cada jornada que vivimos. Frente a nuestra fragilidad y desconcierto ante lo que no sabemos ni podemos ver, solo Dios puede darnos seguridad. El ¡No Temas! del Señor, nos permite enfrentar cada día de nuestra vida con la fortaleza de su palabra. Nos dice; Vive tu día sin miedo, estoy en control de todas las cosas. Soy tu Dios y te sostengo con la diestra de mi poder. Créelo, de lo contrario estás en un serio problema.

Filed under: Descubre tu camino

Like this post? Subscribe to my RSS feed and get loads more!