El Propósito del Peregrino.

Mensaje del Director: 

El propósito del peregrino. Muchas palabras se han dicho y escrito sobre las peripecias del ser humano durante su existencia. Pero ¿cuando sabe el hombre o la mujer si ha alcanzado su propósito en la vida? El otro día escuché el comentario de una famosa figura de la TV a un medio editorial. Ella afirmaba “Me siento realizada y empoderada. ¿Es el propósito de una vida, una sensación, una idea, una emoción o algo de un momento? Cabría preguntarle a esta joven mujer ¿realizada cómo y en cuanto a qué? Porque definir unas metas que permitan tener la vida que uno quiere, no constituye un modelo de vida. Sentirse empoderada y creer que se ha logrado algo importante, es nada más un sentimiento y como tal inestable. “Sentir” que el hoy es el mejor momento, es una emoción que mañana puede variar en virtud de las circunstancias. Y la autoestima en uno mismo desaparecer como niebla en un instante.

El propósito de una vida.

El propósito de una vida en esencia es: Una decisión que se toma después de una exhaustiva reflexión y que luego se  se vive hasta el último aliento. Desde luego no es levantarse una mañana con ganas de hacer algo para olvidarlo al otro día. O “sentirse” un momento el dueño de la alegría para caer en desazón luego de un fracaso. En eso confía y se engaña mucha gente. Eso nada más y no otra cosa es la emoción. Sentirse en la gloria en un momento, cuando todo va bien y llegar a la desesperación luego de un traspié. Quien vive con un propósito sabe que hay momentos en que nada saldrá bien, pero continúa adelante. Sabe que habrá tropiezos, baches y fracasos en el camino, pero no se desanima, persiste sin dudar hacia la meta. Los escollos que como gigantes se ponen delante para impedir su propósito, templan su ánimo y motivan su andar.

El Propósito de las Parábolas

Las parábolas eran la forma elegida por Jesús para hablarle a los inconversos y de otra forma no lo hacía. Sus propios discípulos no lo comprendían y le preguntaron ¿porqué les hablas así? Jesús respondió, porque a vosotros se ha concedido conocer los misterios del reino, pero a ellos no se les concede. Tienen ojos, pero no ven la realidad y oídos pero no entienden de que les hablo. Hoy vemos en los foros, programas de todo tipo y vídeos en Internet, como el mundo secular habla de Jesús. Programas que hacen perder las mañanas a la gente que los ve, también debaten acerca de esta u otra Iglesia. Además de juzgar y criticar que se hace en cada Iglesia sin conocerlas. Con ellos es muy duro el Apóstol Pedro cuando dice ” Como animales irracionales hablan de cosas que no entienden, para su propia perdición. ¿Por qué hablan de Jesús y su obra si ni siquiera lo conocen.

El Propósito del Peregrino.

Cómo humilde siervo del Señor, siempre me alejo de las definiciones que el mundo da a la mayoría de las cosas. Sean estas fuentes, Enciclopedias, Diccionarios o Editoriales, para bucear en las páginas de la Biblia, el real significado. He intentado resumirlo en pocas palabras, aunque su significado es muy amplio. Y desde luego, me refiero al que cree en Dios, para mi lo más importante. El Peregrino cristiano es aquel, que no tiene nacionalidad, ni país ni lugar permanente. Alguien que transita por este mundo rumbo a un distante lugar que sabe que existe, pero no se encuentra aquí. Vive cada jornada como si fuese la última, consciente de que ignora cuántas más tendrá. Observa y participa de las cosas que ve a su paso, pero no se aferra a ninguna, su norte es la nueva tierra prometida. Una hermosa ciudad que espera ver con sus ojos y disfrutarla para siempre. Ese es su propósito y el final de su viaje.

La labor del Peregrino.

Sin duda no es un diletante, que vaga por doquier sin profundizar en nada. Es alguien con los pies en la tierra, pero su corazón en el cielo. Definitivamente, alguien que ha comprendido cabalmente, el valor del tiempo, como para no disiparlo en nimiedades. La inmensurable figura de Jesús modifica todos nuestros mejores pensamientos y conocimientos. Una de las innumerables cosas que Jesús hizo fue el uso soberanamente inteligente del tiempo. Todo lo hizo a su tiempo y lugar y nada dejó por hacer. Lo que leemos en los evangelios, nos permite ver, que no se distrajo en cosas sin importancia. Aun sus madrugadas estuvieron llenas de oración y ruegos quitadas al reparador descanso. Su palabra para Judas, también puede aplicarse a nosotros.”Lo que has a hacer hazlo pronto” Sea lo que fuere que tienes para hacer, hazlo ya ¿para qué esperar?

El Propósito no da lugar ni hora para distracciones.

La gente muere todos los días y muchos sin conocer la gracia de Jesús. ¿Cómo la conocerán sin quien les predique? Sencillamente porque algunos insensatos están absurdamente perdiendo el tiempo en cosas sin importancia. Hablando acerca del pronóstico del tiempo o sobre algún producto, sus beneficios, donde se vende y el precio que cuesta. Mientras tanto, niños mueren de cáncer, jóvenes se suicidan, y mujeres mueren a manos de su pareja. Y esta “gente” está solo preocupada por lo bella que es cierta ciudad. Las comodidades de ciertos hoteles y el placer de viajar. ¿Es así que piensan ganar las almas para Cristo? En esas pláticas sin contenido, gastan el dinero de los fieles? Que bien me siento de no estar entre vosotros. Y tu mi amigo y amiga, abre bien los ojos y tus oídos. No permitas que te distraigan. Jesús está a la puerta, su regreso cada día más cercano. Te vas con Él o te quedas, decide.

 

 

 

Filed under: Camino con Propósito

Like this post? Subscribe to my RSS feed and get loads more!