Prueba un Nuevo Camino Archives

Mensaje del Director:

Reflexiones al comenzar un Nuevo Año

¡Por favor abatir los Pasacalles y las Banderas! En la década de los 60 y 70, se destacaba en mi país un líder político de mucho peso y con una gran elocuencia Wilson Ferreira Aldunate.. Cada acto en que él era el orador principal las multitudes poblaban las calles de la ciudad. Era un gran motivador y una elevada mayoría lo aclamaba ya como el futuro Presidente de la Nación. Por distintas circunstancias no pudo serlo, pero esa ya es otra historia.

En una de esas tantas concentraciones multitudinarias, llegó una noche hasta el barrio donde vivo, la Curva de Maroñas. Desde esa esquina donde se levantaba el estrado, mirando hacia el centro de la ciudad, la gente enfervorizada ocupaba calles y más calles repletas, agitando el aire con sus pasacalles, banderas y carteles de todo tamaño.

El entusiasmo era tal que el presentador del acto enronquecía solicitando la atención de la multitud “Compatriotas nuestro líder desea ver hasta donde se extienden las columnas de los que están presentes esta noche. ¡por favor abatir los pasacalles y las banderas! A cada pedido la gente agitaba cada vez más los pasacalles y las banderas, pero no era eso lo que el presentador solicitaba. Evidentemente, la multitud no entendía de que se trataba y optó por hacer lo que le parecía.

Sencillamente, el hombre pedía que bajaran los pasacalles y las banderas y poder así ver a la multitud. La gente no entendía que la palabra abatir quería decir, bajar, descender o dejar caer, la incomprensión de la multitud fue separar lo que estaba unido. Abatir por a batir y de ahí su reacción. En la vida diaria se llega a creer algo a lo cual se le asigna un significado cuando la realidad es que no se corresponde con la verdad.

¿Cuantas situaciones enojosas que separan personas, parejas y aún matrimonios; ocurren porque alguien comprendió mal o equivocadamente algo que oyó o escuchó y tomó decisiones apresuradas? ¿Cuantas discusiones van subiendo de tono hasta culminar en desenlaces irreversibles? ¿Cuantas veces se destruyen grandes amistades de toda la vida, solo porque alguien, le pareció ver algo que no se ajustaba a lo correcto y abrió la boca a destiempo?

Muchas veces no pensamos en lo que decimos, deberíamos ser más cuidadosos cuando hablamos, pero también las otras personas deberían asegurarse primero de haber comprendido cabalmente antes de reaccionar. A veces todo se reduce a un mal entendido, que la soberbia, la vanidad o el rencor agigantan anulando así toda vía de solución.

Nadie está libre de situaciones adversas, sufrir decepciones, faltas de respeto o consideración, pérdidas, engaño o frustraciones. Procuremos no ser los agentes causantes de esas situaciones, pongamos todo de nuestra parte para actuar con ecuanimidad y equilibrio siempre que exista la posibilidad. Si no es posible quedará siempre la sensación de haber realizado todo cuanto fue posible en aras de una mejor convivencia. ¡Feliz 2017!

Mensaje del Director:

Adios 2016 – Bienvenido 2017

Sucedió en la semana de fin de año. Serían aproximadamente las 9 horas y 20 minutos del Miércoles 28 de Diciembre; cuando el teléfono de casa comenzó a sonar. Del otro lado del teléfono se oyó una voz hablando en nombre de una determinada organización con un largo mensaje solicitando ayuda económica mensual. Confieso que no conozco dicha organización, quien la dirige y cómo administra sus actividades.

Desde luego no es la única, cada día que pasa cómo los hongos después de la lluvia, nuevas organizaciones aparecen en el horizonte promoviendo solucionar en parte varios de los problemas que enfrentan ciertos sectores de la ciudadanía. Es cierto hay dificultades de todo tipo, no se pueden negar, pero lo que tampoco se puede ignorar es la responsabilidad personal.

Una responsabilidad olvidada

Cuando en el ámbito que se trate, se realizan cosas que provocarán consecuencias, se debe pensar muy bien antes de realizarlas y si se tiene el sustento y las posibilidades para efectuarlas. Cada uno es responsable por lo que hace o deja de hacer, que esto quede bien claro. Es muy sencillo crearse problemas y después esperar que los demás lo solucionen, pero las cosas no funcionan así.

No juzgo actitudes, pueden ser muy altruistas en su intención, pero después de planes ideas y formas de desarrollar las actividades, se debería pensar en generar ingresos genuinos en apoyo de tal o cual actividad. Es lo lógico pero no se hace, todo se reduce luego a contar con el bolsillo nuestro; que ya comienza a mostrar algunos agujeros, que seguramente nadie tiene interés en remendar.

Momentos de Reflexión

No se puede eludir la responsabilidad personal, tal vez suene antipático, pero es la verdad; si se forma una familia es responsabilidad sostenerla. Si se tienen hijos es deber de los progenitores alimentarlos, darles habitación, instrucción y vestimenta, Si no se cuentan con recursos suficientes entonces no se pueden generar deudas, si no hay con qué pagar es necesario abstenerse.

Si no terminamos por comprender esto a todo nivel, entonces nada se va a solucionar y las dificultades como la irresponsabilidad irán en aumento como la medida de nuestra paciencia irá agotándose. Espero que no me considere injusto e insensible, todo tiene un límite no se pueden crear planes y pensar que los demás los financien, es necesario vivir con disciplina y aprender a administrarse

Solidaridad – Inteligencia – Prudencia

Si bien la palabra ordena “no os canséis de hacer el bien” esto no significa decir que si a todo, sino actuar con inteligencia y prudencia, para que la ayuda llegue a quienes realmente la necesitan y no a manos inescrupulosas. Porque la biblia también dice en Tesalonicenses 3-10 “Si alguno no quiere trabajar, tampoco coma” y en Romanos 13-7 leemos “Pagad a todos lo que debéis y en el 8 se agrega “No debáis a nadie nada”

Es muy común en estos días ver que todo se reclama y todos alegan tener justos motivos para hacerlo. Pero como un simple ciudadano de este país, hay cosas que me desagradan. No veo limpieza en la ciudad, la calidad de los servicios no se corresponde con las altas tarifas que uno debe abonar, las aulas no están en las mejores condiciones edilicias y los jóvenes deben hacer largas y extenuantes colas solo para inscribirse.

Un desafío de 365 días

La seguridad brilla por su ausencia, la canasta básica resulta demasiado grande para lo poco que se suele llevar a diario para el hogar y varias cosas más. ¿No será que con tanto reclamo y voces que se escuchan, nos estamos olvidando de muchas cosas que es necesario cambiar ya? Hasta el año que viene, procuremos todos hacer lo mejor, para que nos vaya bien. A la esperanza sumemosle esfuerzo

¡Feliz Año 2017!

 

 Page 3 of 10 « 1  2  3  4  5 » ...  Last »