Verdad ¿dónde estás? Necesito encontrarte.

Verda ¿donde estás? Necesito encontrarte.

Mensaje del Director:

Verdad ¿dónde estás? Necesito encontrarte. La mayoría de la gente vive ávidamente, buscando información. Quienes están detrás de los medios de comunicación masiva, solo se ocupan de llenar esa necesidad, además de sus bolsillos. En realidad poco o nada les importa la verdad, porque nunca han buscado la verdad. Nutren de trivialidades, inconsistencias, presunciones, falsas premisas, desinformación, publicidad engañosa, conferencias de pseudo-expertos. mientras ocultan el verdadero conocimiento. Hoy gran parte del mundo pone sus esperanzas en una vacuna contra el Covid-19. Los Laboratorios compiten entre si. ¿Quién será el primero en desarollarla? Lamento decirles que no para eliminar el problema humano, sino para agenciar, billones de dólares para sus arcas. Eso es lo que han hecho siempre, fabricar productos que se vendan, no para curar dolencias. Lo que cura no produce ganancias. La enfermedad, sigue siendo el gran negocio, la salud reducida nada más que a un deseo.

La Verdad se encuentra para quien sinceramente la busca.

La gente se  desenvuelve hoy en un mundo de soluciones instantáneas. Le seduce lo sencillo, lo que cuesta poco esfuerzo y facilita las cosas. Las verduras prelavadas y congeladas en bolsas cerradas al vacío en los supermercados. Se ignora, porque la gente no se preocupa, que esas verduras al congelarse han perdido casi todos los nutrientes. Lo verdaderamente natural va desde la tierra a la mesa, sin agregados o procesos que contaminan. Las viejas recetas de la Abuela o Mamá, han perdido vigencia. Hoy se cocinan los alimentos con recetas online viendo el celular o a través de programas de TV. Los ancianos al parecer se han vuelto  torpes y los “influencers” parecen saberlo todo. Los jóvenes desprecian los consejos paternos porque lucen anticuados y limitan sus libertades. Los gigantes de la Web Google Facebook, se adjudican el derecho de decidir acerca de permitir o prohibir qué publicar. Otros intentan silenciar el derecho de expresión, solo por no alinearse con el de ellos.

La verdad siempre en un único lugar.

Uno de los atributos de la verdad es que siempre permanece. No cambia, lo que era antes continúa siendo hoy. Tampoco necesita de agregados ni adornos, le basta con ser lo que es, incorruptible e inalterable, sin componendas. Vive en la luz, jamás se esconde ni necesita defensa, es la esencia de lo genuino y eterno. Soy la verdad, quien me busca me encuentra. Las tinieblas jamás prevalecen contra mi. Mi escudo la Santidad, mi surco estrecho, mi tiempo la Eternidad. Soy el que Soy. El Primero y el Ultimo. Es incomprensible hasta lo absurdo, que a una gran mayoría, le moleste escuchar la verdad. Es que en lo más recóndito de su mente, saben que no es el motivo fundamental de su existencia. Al rechazarla alejan de si la única esperanza de gozar de un mañana indescriptible y hermoso que se ha prometido. No es hablando de libertad que el hombre va a disfrutarla. Sino cuando comprenda que conocer la verdad, es lo que lo hará libre. No se adquiere con dinero ni en ninguna filosofía o escuela de pensamiento, existe desde siempre.

El triunfo de la Verdad.

Escrito está, Nada hay oculto que no sea revelado. Por lo tanto toda práctica escondida, todo interés ilegítimo, toda mentira y falsedad no quedará impune. Puede pensar el que hurta, que nadie lo ve. Puede creer el adultero  como el injusto, que no será descubierto. Piensa el que divulga falso testimonio que no recibirá justo castigo. Dura palabra es para todo aquel, que abusa de la inocencia de un niño. A los tales más les valdría no haber nacido. Han vaciado la casa de las viudas, defraudado al prójimo y estafado al trabajador en su salario. Viven en deleites ajenos a la necesidad del pobre, ofreciendo como bueno, alimentos modificados genéticamente. Han contaminado el aire que respiramos y las fuentes de agua que bebemos. Asimismo los mares donde el plástico alimenta la fauna marina, que es parte de nuestra alimentación. Verdad ¿dónde estás? Estoy desesperado. Necesito encontrarte. Aquí estoy, si me estás buscando con sinceridad. A los que me esperan les digo, iré muy pronto a rescatarlos. Ya está amaneciendo y la luz de un nuevo día comienza a brillar en el horizonte. ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!

Deja un comentario