Ministrando para cambiar Vidas. Sed por comunicar buenas noticias.

Ministrando para cambiar Vidas. Pastor Adrian Rogers

Mensaje del Director:

Ministrando para cambiar vidas. Sed por comunicar buenas noticias. Hace hoy 2021 años que el Señor Jesucristo dió la gran comisión para todo aquel que creyera en Él. «Id y predicad el evangelio» Tan solo 33 años antes, se había anunciado, «Hoy ha nacido en Belén el Salvador» Él trae las buenas nuevas, que mediante su sacrificio, Dios se reconciliará con los hombres. Varios siglos han transcurrido desde entonces, pero la comisión sigue siendo la misma no ha cambiado. Los resultados indicarán que cuando con fidelidad se presenta el evangelio, la vida de las personas cambia dramáticamente. Pero cuando se quitan cosas o se le agregan al modelo original entonces muchas vidas terminan divididas. ¿Cuál es entonces el motivo de esa diferencia cuando Pablo afirma que el Evangelio es poder de Dios para Salvación? Varias son las causas y el mismo Apóstol las ennumera.  Algunos lo hacen por envidias contiendas y ganancias, otros por Amor y buena voluntad. Tú eres el que elige en que grupo lo harás.

Ministrando con total dedicación a la causa.

Todas las cosas que el ser humano realiza lo hace con una intención. No lo digo en tono peyorativo, pues desconozco con que actitud se hacen las cosas. Tampoco con ánimo de juzgar conductas, cada cuál es responsable por lo que hace. Personalmente me ocupo en encontrar buenos resultados. Jesucristo no nos habría dado una misión que no pudiésemos realizar a conciencia seguros del resultado final. ¿Qué es lo que influye para no obtener buenos frutos? ¿La fidelidad, transparencia y capacidad del Ministro u otra cosa? La palabra constriñe a todos lo que toman la responsdabilidad de predicar o enseñar. «Quien desea obispado buena obra desea» Pero una de las condiciones fundamentales es que sea «IRREPENSIBLE» No simplemente para no ser hallado culpable de posibles acusaciones, sino de la seriedad conque cumple sus funciones. Su apego a la palabra pese aun, a sus propias necesidades personales. Para muchos su Dios es el Padre, Hijo y Espíritu Santo, para otros es su vientre. Quizás no seas sin pecado, pero debes ser siempre sin culpa.

Ministrando conforme a la palabra.

Ningún predicador y me incluyo está exento de equivocaciones, no somos perfectos. Pero de ahí a cometer errores que la palabra no expresa media un abismo. Es el Espíritu Santo que mediante el evangelio convence a las personas de su vida pecaminosa. No cualquier opinión por bien intencionada que sea. Quizás en ocasiones me atrevo a pensar, llevado por el entusiasmo de un sermón algún predicador desliza algunos adornos innecesarios. No es el Evangelio y algo más o algo menos, sino conforme a lo que la palabra establece. Pablo lo afirma claramente en 1° a los Corintios 4-6 «Aprender a no pensar más de lo que está escrito» Acertada medida como medio de no envanecerse unos contra otros. Esto acontecía en la congregación de Corinto, pero tambien es bastante frecuente lamentablemente en nuestros días. Tal vez lo que afirmo no agrade a varios, pese al cargo o función que cumplan en determinada congregación. Pero yo no fui llamado para acariciar el oído de la gente sino para hablar acerca de la verdad. Concretarme en las palabras de Jesús, mi tema y no en mis propios pensamientos o divagaciones.

Sed por comunicar las buenas noticias.

Confieso, no me agrada hablar de mi mismo, pero en ocasiones me veo en la necesidad de hacerlo. Hoy es casi una moda predicar por Internet, creo que está bien. Pero este sitio Web, comenzó mucho antes, tiene ya 9 años de continuidad en la red. Cuando lo inicié estaba 100% activo en mi Congregación. Cuarenta días después de Bautizarme en las aguas, subí por primera vez al púlpito de la Sede Nacional de la Iglesia. De alli a cumplir mi escala semanal en el programa de radio y predicar en 15 de los 19 departamentos del país. Me faltaron 4 para completar todo el país. Nunca me invitaron a esos anexos, de hacerlo lo habría hecho gustoso. Miles de mensajes y horas de viajes en Vigilias, mañanas tardes y noches. Fui dirigente de 4 Anexos de la Congregación como Pastor y Consejero y jamás recibí sustento económico de mi Congregación. Estoy jubilado de la Industria Electrónica. Hoy Emérito luego de 31 años de mi bautismo, conservo el inmerecido honor de Presbítero. Me apena oir cuando alguien dice que no tiene tiempo para ir a su iglesia. Yo trabajaba mis 8 horas y luego al ministerio. ¿Asi que a Ti no te alcanza el tiempo siquiera para ir al templo?

Ministrando al sediento.

Cuando un ser humano está sediento no mira la calidad del líquido que lleva a su boca. La necesidad le apremia y está dispuesto a aceptar cualquier cosa, para salir del apuro. Pero si la bebida es tan espesa que le raspa el esófago acabará arrojándola de su paladar. Es misión de siervo, dar el agua que verdaderamente sacia la sed y esto con humildad sabiduría y prudencía. Una vez a Ana María Lajusticia, Premio Nóbel de Química y llamada Reina del Magnesio le hicieron una difícil pregunta. Tan enrevesada era la consulta que hasta resultaba intrincada y difícil para quien la formulaba. Ana María quien hace pocos meses cumplió sus jóvenes 93 años la miraba tranquilamente. Cuando su interlocutora culminó la pregunta, ella pensó unos segundos y luego reposadamenmte le contestó. «Sra, no le puedo responder a su pregunta, Yo hablo acerca de lo que sé y me acuerdo» Muchas veces un siervo en Consejería, no tiene la grandeza y sinceridad de admitir que no tiene todas las respuestas. Que no es infalible y necesita consultar con el supremo primero, antes de dar una respuesta satisfactoria para un determinado problema.

Ministrando a los Estudiantes.

Lamento que haya siervos y hasta Pastores tan envanecidos que desprecien a quienes el propio Espíritu Santo levanta como Maestros en Institutos y Congregaciones. Pablo dice en 1° a los Corintios Cap. 12-28 «Y a unos puso Dios en la Iglesia, primeramente apóstoles, luego profetas, lo tercero ¡maestros!  A otros en diferentes lugares , conforme a su voluntad. Así que aquellos que denigran a quienes el mismo Dios levantó para estar ministrando a los santos les ruego. ¡Por favor! un poquito más de respeto. No sean hallados tardos en comprender, por no decir o usar una palabra más ruda. Muchos han dedicado sus vidas, familia y recursos a esta gran tarea y no son reconocidos. Hoy están y viajan por todo el mundo. Su misión llamar a Pastores, Predicadores y Laicos a ser maestros vigorosos y dinámicos de la Biblia. Si de verdad desean ver vidas realmente cambiadas se debería prestarles atención. No hemos sido llamados para hacer lo que nos gusta o menoscabar lo que hacen los demás. Sino para llenar el mundo con la mejor noticia, la que más necesita. ¡Conocer a JESÚS!  ¡Vamos que vamos!

Si deseas hacer algún comentario, Click aquí

error: Content is protected !!