Cuida de Mi y siempre cumple sus promesas.

Mensaje del Director:

Cuida de Mi y cumple fielmente sus promesas. El camino de la vida, no puede recorrerse en soledad. Siempre se necesitará ayuda en muchas circunstancias de nuestra existencia. La confianza que depositemos en alguien o en algo, nos otorga la seguridad de contar con protección cuando la necesitemos. Sin ella nuestro día a día puede tornarse insostenible y arruinar toda posibilidad de vivir con alegría. Si tomamos el trabajo de observar el rostro de quienes pasan a nuestro lado, nos daríamos cuenta de sus problemas. Rostros que reflejan ansiedad, angustia, temor, depresión y soledad. Con esa mochila sobre los hombros, toda la vida es un suplicio y no deja lugar a la esperanza. Sin ella todo es cuesta arriba y no lleva hacia ningún lugar. ¿quién cuida de mi?

Según pasan los años.

Célebre es la frase de Jorge Santayana: Aquellos que no recuerdan el pasado están condenados a repetirlo” No obstante ello no significa vivir contínuamente en el pasado. No se puede derramar lágrimas una y otra vez por los errores cometidos.Tampoco recordar artificialmente los buenos momentos para recrear nuevamente la alegría. Eso sonaría a algo tonto y fuera de lugar. Una forma inteligente de resolver este dilema sería, reflexionar a conciencia sobre los errores y decidir no volver a cometerlos. Luego archívese el asunto y continúe adelante. Lo mismo acontece con los momentos agradables. Que maravillosos eran los años de la juventud. Todo sonreía y todo era posible, se vivía en una nube. Pero el espejo muestra que la juventud se fué y no regresa y hay que continuar viviendo. Vivir significa, hacerlo con un propósito claro y definido, no se puede desandar el camino luego.

¿Quien cuida de Mi?

El niño cree y tiene confianza en sus padres, cuando ellos les aportan seguridad, sustento, abrigo y amor. De los progenitores depende no defraudar jamás esa confianza. Es en esta etapa donde se crean las mayores diferencias y reproches que perduran a veces toda la vida. Siempre lo he dicho y vuelvo a repetirlo. Tener hijos no es dejar una semilla, sino una gran responsabilidad. Antes de procrear una criatura  se debería reflexionar acerca si se está dispuesto/a a serlo sin importar las consecuencias. La triste realidad  es que la vida muestra los fracasos de muchas existencias frustradas por causa del abandono. Vidas arruinadas. El estado y la sociedades civiles no pueden reemplazar un hogar bien constituido. Valores y principios que forjan una identidad definida para convivir en sociedad, sin lastimar derechos legítimos. Buena cosa es arrepentirse de errores, pero mejor es no hacer algo de qué tener que arrepentirse después.

El valor de una promesa.

¿Cuál es el valor de una promesa? En primer lugar, depende de la persona que se compromete. ¿Pero existe alguien, tan confiable y perfecto que jamás incumpla una promesa? Seguramente me dirás que no lo hay, puesto que todos fallamos más de una vez. Todos hemos hecho promesas muchas veces, que en ocasiones olvidamos o no podemos cumplir. Mejor hubiera sido no hacerlas que quedar luego como irresponsables por falta de cumplimiento. Pero damos gracias porque existe alguien perfecto en pensamiento y obras que jamás deja de cumplir todas sus promesas. Recordemos sus palabras «Yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo»  Palabras de mi Señor y Salvador Jesucristo y deseo fervientemente que también sea el tuyo. Pero eso es algo que solo tú puedes hacer, nadie lo hará por ti. Lo buscas hasta encontrarlo o lo pierdes para siempre.

Cuida de Mi.

Su palabra es fiel y verdadera. Hablo con la propiedad que me da, las cosas que he vivido en mi vida. Salvado de un envenenamiento por error de mi abuela cuando solo tenía meses de edad. Ileso sin daño alguno cuando por causa de un cigarrillo, se incendió mi cama mientras dormía. Salvado dos veces de accidente automovilístico en la oscuridad de la noche. Volver a caminar normalmente después de caer de una escalera desde seis metros de altura. Recuperado sin secuelas de dos accidentes de trabajo. Estuve a punto de perder mi mano izquierda por un engranaje. Y un ojo por una pieza que voló desde un torno. Libre del vicio del cigarrillo en un abrir y cerrar de ojos después de 15 años. Al volver de una reunión de la Iglesia. Seguramente de muchas ocasiones más de las cuales ni siquiera tengo conciencia. Puedo decir con total seguridad, que Ël cuidó y cuida de Mi, ha cumplido su palabra.

Recordar puede ser bueno. No olvidar es siempre mejor.

Siento una profunda tristeza cuando observo reuniones de congregación con pocas personas. Si todas quienes han sido sanadas, liberadas o prosperadas hicieran acto de presencia, no cabría un alfiler en cada congregación. Pero muchas pecan de ingratitud, le dan la espalda porque se olvidan de los favores recibidos. Solo regresan a buscar de Dios cuando necesitan algo del Señor, lamentablemente no a buscarlo a ËL. Escrito está, pero se olvida. «Buscad primeramente el reino de Dios y todas las cosas serán añadidas»  No estoy en contra de una vida abundante, pero recuerden, esta vida pasa, ninguno queda. Lo que has reunido lo disfrutará o lo dilapidará otro. Pero lo que viene después es lo realmente importante. Y esa es la decisión que tienes que tomar a tiempo. Es con Jesús o sin Él, ELIGE.

Filed under: Camino con Propósito

Like this post? Subscribe to my RSS feed and get loads more!