alguien para amar-algo para hacer y alguien para esperarAlquien a quien amar,algo que realizar, algo que esperarAlguien a quien amar,algo que realizar,algo que esperar

Mensaje del Director:

Un siervo de Dios definió en tres frases lo que el consideraba básico para una vida de provecho. Alguien a quien amar. Algo que realizar y algo que esperar. Y esas tres condiciones se encuentran en una sola persona, Jesucristo. El es digno de recibir amor, por cuanto por amor se dio a si mismo. Nos dejó algo importante para hacer, conocerlo, aceptarlo, estar de acuerdo con sus mandamientos y luego divulgarlos a la mayor cantidad posible de personas. Por último con absoluta certeza podemos esperar su regreso. Ha prometido volver a buscarnos y llevarnos con Él.

El cumplimiento de la primera condición

¿Puede una persona honestamente cumplir estas tres condiciones en su vida completamente? ¿Es el Señor su primero y más grande amor? No se apresure en contestar, no se trata de un asunto de emoción ni de razonamiento, sino simplemente de un asunto de obediencia. Esa es la más importante orden que Dios ha dado al hombre. “Amarás a tu Dios de todo corazón y de toda tu alma y con todas tus fuerzas” Si no se cumple a cabalidad con este mandamiento, todo cuanto haga después carece de verdadero significado.

Por consiguiente, todo aquel que a Dios ama, hará las cosas que a Dios le agradan, como consecuencia cosechará paz, salud y bienestar. Cuando el amor viaja en otras direcciones entonces algo se desmorona. Hay personas cuyo amor es al dinero, su afán acumularlo y eso les condena a vivir en continua tensión por miedo a perderlo. En ese camino se gasta luego el dinero obtenido; en busca de la paz perdida y la compra de medicamentos y atención médica, por cuanto la salud y la paz no se compran con dinero. Puede ir haciendo cálculos de cuánto costará no amar a la persona debida.

Cumpliendo con la segunda condición

En segundo lugar, las buenas noticias son para compartirlas con alguien no para esconderlas. ¿Será que ya no producen alegría, beneficios o soluciones, cómo para merecer su divulgación? ¿Si se trata del conocimiento de algo que nos librará del peligro debe ser ocultado? Muchas personas callan cuando deberían hablar, pero hablan cuando no es necesario. El brindar una buena noticia que agregue algo valioso a la vida de nuestro semejante, es algo que debe encontrarse en el corazón de cada uno. Nadie puede dar lo que no tiene.

Creo honestamente que no existe mejor noticia en el mundo para un ser humano; que saber que la persona más maravillosa que ha pisado esta tierra tiene un profundo y genuino interés personal en ella. Que anhela escuchar su voz llamándole para luego conversar. acerca de las cosas que disipan tristezas y traen al corazón esperanza. Comentarle de las hermosas bendiciones que le aguardan cuando acepte colocar sus cargas sobre sus hombros y recorrer junto a Él todos los momentos de su vida. Jesucristo es el mejor y más fiel amigo que alguien pueda encontrar. Hable para que todos le conozcan, es lo mejor que puede hacer.

Cumpliendo con la tercera condición

¿Que es lo que espera Ud de la vida? Seguramente infinidad de cosas y de seguro luchará por conquistarlas una a una. Pero lamento decirle que nunca tendrá la seguridad de conseguirlas. Los deseos más fervientes y los mayores sacrificios no aseguran resultados. ¿cómo se podrá entonces contar con la absoluta certeza de que algo que esperamos sin lugar a dudas lo tendremos.? ¿Alguien puede prometernos algo con la seguridad de que se cumplirá? En ese caso quien lo hiciera, debería ser alguien que siempre hubiese cumplido todas sus promesas.

Solo Dios, en la persona del Padre, de Jesucristo y del Espíritu Santo es el único que ha cumplido todas sus promesas a través de las edades. Esto no es simple retórica ni tampoco conocimiento empírico. Sino la absoluta verdad de que todo cuanto Dios ha prometido a través de las páginas de la Biblia ha tenido fiel cumplimiento a su debido tiempo. Y que todo cuanto resta de la profecía también lo tendrá para los que creen y esperan con fe. Promesas inconmensurables. Hechos Cap. 1-11 y Apocalipsis Cap. 22-7, 12 y 20. Procure que se encuentren en su vida estas 3 condiciones, su recompensa; la vida eterna.

Filed under: Descubre tu camino

Like this post? Subscribe to my RSS feed and get loads more!