Una vida sin Dios, es como casa sin cimientos ¿podrá sostenerse en pie?

Mensaje del Director:

Una vida sin Dios, es como casa sin cimientos. ¿Podrá sostenerse en pie? Quizás por algún tiempo, pero definitivamente acabará por derrumbarse. No se necesita mucha inteligencia para comprobarlo. Nuestra propia anatomía es un  claro ejemplo. Si no se tiene algo firme debajo de los pies, no puede sostenerse y terminará por caer. Pero comprender, no hace al hombre caminar sabiamente. Muchos lo hacen a los tumbos, otros sin dirección, algunos tropezando a cada pazo. Al final la mayoría en un momento u otro, cae.

Aprender, la oportunidad que da el tiempo.

Desde que se nace hasta el sepulcro, el ser humano tiene la capacidad de aprender. Eso no lo transforma en sabio y creador del mejor destino. Se esfuerza pero no obtiene resultados. Confía pero en muchas ocasiones, es defraudado. Piensa y planea, pero desconoce el futuro. Por eso a veces, comienza algo que después no termina. Vive inseguro y con ansiedad sus días. Se siente solo aun en compañía. Su tristeza aumenta, cuando ve que la juventud se fue y dejó de ser adulto. Se siente y es anciano y cada día que pasa, la cama angosta se acerca y le asusta. Mejor no hablar de eso.

Una cuestión de soberbia

El problema del ser humano es que se niega a aceptar, que necesita un conocimiento superior. Algo que sea verdadero, invariable, que trasmita esperanza y confianza. De lo contrario no le ve sentido a la vida. Una gran parte de la humanidad, vive con un velo delante de sus ojos. Interiormente capta que todo lo que ve, no sucede por azar. Existe un orden, que hace que las cosas funcionen, pero se resiste a admitirlo. Obvio que existe una mente omnipotente, que creó todas las cosas, con inteligencia suprema y un objetivo superior.

Se nace sin conocimientos, se adquieren con los años

Comprendemos que nadie nace con conocimientos. Que lo que se llega a saber es a causa de haberlo aprendido antes. ¿Entonces quien le enseñó al ser humano, que Dios no existe? ¿Donde extrajo ese conocimiento, que niega la naturaleza del Creador? Obvio que no nació con él, que no es fruto de su razonamiento. Esa idea le fue inculcada desde fuera. Alguien indujo ese pensamiento en su mente, que le lleva a negar algo que es evidente. Todo efecto obedece a una causa. Sin causa no hay ningún efecto. Dios es la causa de la Vida.

¿Dios, existe o es solo una ilusión?

¿Puede alguien probar que Dios no existe? Honestamente, no existe una sola persona que pueda hacerlo. Podrá afirmar que no existe, que no cree, que no lo conoce ni nunca le ha visto, pero probarlo, NO. La naturaleza del ser humano es tal, que le resulta mas sencillo creer en una mentira que en la verdad. Cuando no existe una relación con el creador, es muy sencillo sembrar la semilla de la duda. Ahora bien, comprobar que Dios existe, es la cosa más natural del mundo. Si no es suficiente con lo que se ve y está escrito, hay una solución que no admite dudas.

Un mandamiento, que parece un ruego

Búsquelo. Todo ser humano tiene esa oportunidad. Dios mismo se la concede “Me buscarás y me hallarás” pero con una condición, “si me buscas de todo corazón” No es de cualquier manera, sino dejando atrás todo lo que se considera importante en la vida. Disponerse con total sinceridad y proposito hasta tener un encuentro personal con Dios. No es con una cortita oración de diez segundos, ni tampoco con alzar los ojos desafiándolo para que descienda. Tendrá que perseverar todo el tiempo que sea necesario hasta que él le responda y no retroceder. Sencillo de entender dificil de hacer.

Abrir bien los ojos o colocarse un velo

Ahora si, ya no hay manera de obviar las cosas y decir no creo o no existe y quedarse tal cual. Aquí hay planteado un desafio. Lo busca hasta encontrarlo o pierde la oportunidad de conocerlo y tener comunión con Él. Pero no olvide algo de suprema importancia. Crea o no, un día estará frente a frente con Dios, eso está escrito y determinado para todo ser humano. ¿Se dispone a hacer su mejor esfuerzo o lo dejará para más adelante? Seguro que cuesta, pero Ud sigue a su equipo favorito todo el año. Una telenovela hasta que termine. Pero buscar al Señor, ni una hora.

Sucedió al principio. Se sufre hasta hoy

Al principio de todas las cosas, una mujer, oyó una persuasiva y engañosa voz. La misma le dijo. No es cierto lo que Dios te ha dicho. Puedes comer la fruta prohibida que nada te sucederá. Desgraciadamente, ella le creyó, comió de la fruta y la compartió con su pareja. Vaya si acontecieron cosas. Todo cambió. Hasta el punto de que muchas de las cosas que hoy padecemos, Ud y yo se deben a esa desobediencia. Esa misma voz es la que le insinúa en su mente, que Dios no existe. Pero Dios le dice “Me buscarás y me hallarás” y esto no es un ruego sino una orden. Suya es la decisión.

 

Filed under: Camino con Propósito

Like this post? Subscribe to my RSS feed and get loads more!