La Violencia no tiene género.Esta en todos los sectores de la sociedad

Mensaje del Director:

Un célebre escritor uruguayo, Maestro de Juventudes, escribía en uno de sus libros más famosos acerca de discutir sobre ideas. Para José Enrique Rodó, en Motivos de Proteo, era más importante reflexionar sobre una idea antes que resumirla en un rótulo. Discutir sobre ideas y no sobre nombres de ideas. Cuando se examina en profundidad cualquier tema es imposible que el mismo, no involucre otras áreas. Por lo tanto, intentar encerrar cualquier asunto bajo un rótulo, es una tarea muy poco práctica y sin sentido. He escuchado como todos, las referencias a ¡Violencia en el deporte, en las aulas, en las calles, en la salud, en cualquier barrio y también, violencia de género! Pareciera que la Violencia, solo ocurre dentro del lugar que se manifiesta y con la”frase” con la cual se la reconoce. Lo real es que se vive en una sociedad que se expresa mediante la misma.

El Abuso de los Slogan

Tomemos un slogan, porque de alguna forma hay que llamarlo “Acabemos con la Violencia en el Deporte” Quienes así lo promueven, de alguna forma parecen intentar circunscribir el problema dentro de esa área. Por lo tanto trabajemos esa área y asunto arreglado. Piensan tal vez no lo sé, que solucionado  el problema allí, automáticamente desaparecerá en las otras áreas. Es absurdo abordar el tema de esa forma y esperar que todo acabe tan fácilmente. Existe una razón de peso y es que el violento o la violenta, no solamente la desarrollarán en ese ámbito. Sino en todas las en las cuales se desempeñen. Es ridículo esperar que quien hace de la violencia su modo de expresión, sea un manso corderito en las demás. La violencia está latente en todo ser humano independientemente de su género. Donde hay un violento habrá violencia.

¿Quien tiene el control?

Si no se reconoce esta gran verdad y se aprende cómo controlarla se va a manifestar en cualquier momento. ¿quién no se ha enfrentado a la burla, el agravio, la desconfianza, el hurto o una agresión? Creo que casi todos lo hemos experimentado. No solamente una vez, sino muchas, pero no todos, gracias a Dios hemos respondido con violencia. No porque haya un mérito implícito en nosotros. Sino porque, alguien más sabio y poderoso nos ha dado la herramienta más eficaz. ¡Dominio Propio! Sin él es muy sencillo perder el control y cometer cualquier atrocidad. Hoy es muy frecuente asumir que asiste algún derecho a responder con violencia, frente a cualquier agresión. Cuando algo no agrada, es sencillo encender la mecha y responder fisica y verbalmente. Sucede a diario. En el hogar, la oficina, el supermercado, la consulta médica, el trabajo y hasta en las escuelas.

Las Nuevas Tecnologías y  los Medios de Comunicación

En la rama de la Tecnología y las Comunicaciones, las mismas nos han permitido disfrutar de cosas antes impensadas. Por ejemplo, los electrodomésticos y teléfonos inteligentes. Parece un contrasentido que quienes utilicen estos aparatos lo usen con tan poca inteligencia. Viven pendientes de ellos todo el tiempo y además lo usan para agraviar mediante el “Bullying” a cualquier persona. Por otro lado, se va hacia otros extremos. Antes era natural galantear una joven, por su belleza, su porte o el color de sus ojos. Hoy eso, es tomado como acoso por los grupos feministas. Aunque muchas de las damas han comenzado a rechazar esta definición. Claro, se están dando cuenta que eso en alguna forma las priva de encontrar, una amistad, un novio o posible compañero.

¿Es posible encontrar solución, para cambiar este estado de cosas?

Frente a tal cúmulo de contrariedades ¿cuál sería una posible solución? Lamento decirles, que fuera del ámbito de la fe en el Evangelio, no las hay. Los Psicólogos, Psiquiatras, Terapeutas y muchas otras disciplinas hacen todo lo que pueden, pero la violencia va en aumento. Hoy la sufren los niños, adolescentes, jóvenes, amas de casa, familias, trabajadores y ancianos. Se habla mucho de tolerancia, pero pocos son tolerantes. Se habla y se exige seguridad, pero el mundo cada día es más inseguro. La intimidad y privacidad una utopía. Por otra parte, si la autoridad no se ejerce, los violentos proliferan. Si no se respeta la vida ni los derechos naturales y auténticos, se vive en anarquía. Si no se inculcan valores y principios temprano en la vida, luego es muy difícil incorporarlos. Ser padres no es sembrar la semilla solamente. Es la responsabilidad de cuidar el crecimiento del fruto.

Voces que nadie quiere escuchar.

Si aquellos que predican la paz son ignorados, silenciados o directamente reprimidos, existe poca esperanza. Pero ¿está todo perdido, nada se puede hacer? Lo peor es resignarse y acostumbrarse a este estado de cosas. A eso contribuyen los medios de comunicación y las noticias. Tampoco se justifica tomar venganza y hacer lo mismo que los violentos hacen. Sino actuar con otras armas, por ejemplo, las de la fe. Jesús dijo antes de ascender a lo alto. “Recibirán poder cuando venga sobre vosotros el Espíritu Santo” Este es verdadero poder, que está disponible para todo el que lo busca con sinceridad. El que sana los enfermos, libra a los oprimidos y vista a los ciegos. Es promesa de Jesucristo. La tercera persona de la Deidad. Quién realiza los milagros que se ven en la Iglesia actual, que a muchos sorprende y algunos niegan. Uno de sus frutos precisamente es el dominio propio.

La búsqueda del poder que viene de lo alto

En el mundo muchos quieren encontrar el poder y lo que este otorga. Muy pocas veces para hacer lo bueno. Algunos ostentan ser poderosos y otros los reconocen como tales. Pero eso no deja de ser al final una vana ilusión. ¿Donde están los poderosos y conquistadores de la antiguedad? Todos, hoy son polvo y los actuales también lo serán. Pero hay un poder que existe por siempre. Es el poder del Espíritu Santo, quién dirige la Iglesia de los últimos días. No lo vas a encontrar en el aula. En muchos lugares hasta se impide hablar o enseñar acerca del mismo. El lugar natural, es en la congregación. Búscalo cuando aun lo puedes encontrar. Donde se predica y se vive el Evangelio. Tal vez a muy pocos pasos de tu propio hogar. De ti depende, vivir siempre con temor o con el poder que te da esperanza de hacer la diferencia.

Filed under: Crecimiento Personal

Like this post? Subscribe to my RSS feed and get loads more!