¡Atención! ¿pueden escucharme? Tengo buenas noticias Mensaje del Director:

Atención ¿pueden escucharme? tengo buenas noticias. Cuando hablamos de noticias procuramos divulgar aquellas que suponen de alguna forma edificar a quienes las escuchan. Para todas las demás están los informativos de los medios, que a través de sus horarios centrales y a lo largo de sus programaciones o en prensa escrita bombardean a la gente con todo tipo de información que poco o nada bueno agrega al cotidiano vivir, ni hace mejores a las personas.

¿Las buenas noticias, tienen audiencia?

Sucede que las buenas noticias no generan audiencias ávidas de conocerlas, parece un contrasentido y lo es, pero la realidad indica que la gran mayoría de la gente no desea irse a descansar llenos de buenas noticias. Al contrario, todo aquello que genera morbo, temor o curiosidad parece alimentar la adrenalina de las masas. En eso parte de la población mundial pierde parte del tiempo de su propia vida, escuchando o viendo lo que otros determinan mostrarle.

Aprovechando el tiempo con inteligencia

Personalmente, no pierdo mi tiempo en tener conocimiento de la mayoría de lo que ocurre todos los días, me basta con leer la biblia y en ella encuentro lo que hace siglos fue escrito, pero que resulta ser lo que está ocurriendo en los días de hoy. No voy a detallarlo todos lo sabemos. Lo que abunda no son precisamente noticias que produzcan paz y tranquilidad, sino todo lo contrario.

Haciendo uso de la libertad de elección

Haciendo uso de nuestra libertad de elección nos hemos decidido por brindar noticias sobre todo aquello que suma bienestar a la gente. El cuidado personal, la higiene y la alimentación consciente y correcta, el desarrollo físico e intelectual, los valores y principios que hacen a la calidad de vida y aceptable la convivencia en sociedad, así como la familia y las relaciones interpersonales.

Siempre apuntamos a la excelencia en todas las cosas, teniendo muy claro el concepto de que no es una meta alcanzable, sino simplemente un camino a transitar en el día a día. La excelencia llegará después de la venida de Jesucristo. Para nosotros la música y la palabra tienen un poder innegable, que cambia el ánimo y la conducta de las personas. Hay música y palabras que tranquilizan el espíritu y proveen esperanza, otras incitan a la violencia y el desenfreno. Puede elegir lo que escucha. Use su derecho de elección.

Recuperar el control de nuestra Vida

Nuestros órganos de los sentidos nos han sido dados para nuestro disfrute y beneficio cuando los usamos con inteligencia. Nunca se cansa el ojo de ver y los oídos en percibir sonidos, como resulta más sencillo dar rienda suelta a nuestra lengua que desarrollar el hábito de escuchar. Por el mismo conducto donde llega la más excelsa fragancia, puede penetrar también lo más dañino. Y donde el paladar nos permite una delicia, puede entrar un veneno mortal.

Es el ser humano quien debe ejercer el control inteligente de los mismos y no permitir que alguien elija lo que vamos a escuchar, mostrarnos lo que quieren que veamos, vestirnos como los diseñadores de modas deciden que debemos ponernos o alimentarnos con lo que la publicidad ofrece sin tener en cuenta la calidad o los perjuicios de tal o cual producto.

Definitivamente somos nosotros mi amigo y mi amiga quienes debemos recuperar el control de nuestra vida. Si no lo hacemos no lo dude alguien va a continuar ejerciendo el control y la humanidad cosechando cada vez más, inseguridad, violencia, deterioro de la familia y aumento de las enfermedades. No permita que los medios de información decidan por Ud. como debe vivir, tampoco que algunos pseudo-evangélicos además, le den espacio en sus propios programas.

Filed under: Vida Saludable

Like this post? Subscribe to my RSS feed and get loads more!